Pesos y contrapesos
Jul 20, 2011
Arturo Damm

¿Transferencias gubernamentales = ingreso?

¿Cómo es que entre 2008 y 2010 la reducción del ingreso afectó más a los ricos que a los pobres?

En el último Pesos y Contrapesos apunté que, según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2010, dada a conocer recientemente por el INEGI, el año pasado, con relación al 2008 (la encuesta se levanta cada dos años), el ingreso corriente total de los hogares mexicanos registró una caída de 12.3 por ciento, consecuencia, sobre todo, de la recesión que, desde los Estados Unidos, afectó a la economía mexicana en el 2009. Sin embargo, la reducción del ingreso afectó de manera distinta a las familias: la caída en el ingreso, en contra de lo que podría suponerse, fue mayor entre las familias de mayores ingresos que entre las de menores, tal y como lo muestra el cuadro I.

Cuadro I
Variación ingreso corriente total, 2008 -2010

Decil

Variación

I

-7.6%

II

-6.8%

III

-7.4%

IV

-6.7%

V

-6.7%

VI

-8.0%

VII

-9.7%

VIII

-9.9%

IX

-11.5%

X

-17.8%

Fuente: INEGI

Si dividimos a las familias en diez grupos (deciles), y lo hacemos en función del ingreso que son capaces de generar, tenemos que en 2010, con relación a 2008, la caída en el ingreso en el primer decil, el menos capacitado para generar ingreso, fue de 7.6 por ciento, al tiempo que, en el décimo, el más capacitado para generarlo, la contracción fue mayor, del 17.8. ¿Por qué? Parte de la respuesta hay que buscarla en las transferencias, sobre todo vía programas gubernamentales, que para el primer decil representaron el 40.3 por ciento de los ingresos mientras que para el décimo representaron el 12.6, transferencias vía programas gubernamentales que no son otra cosa más que redistribución, es decir, el gobierno obligando a unos a entregarle parte del producto de su trabajo (cobro de impuestos) para, a través de los mentados programas, dárselo a otros (gasto social, que ya suma el 43 por ciento del gasto neto total del Gobierno Federal).

Llegados a este punto, y con el fin de tener una visión más clara de la generación del ingreso en México, debemos preguntar si los recursos recibidos por medio de transferencias gubernamentales, producto de la redistribución, pueden ser considerados, llamándole al pan, pan y al vino, vino, ingresos. No, claro que no, sobre todo si aceptamos, ¡como debe ser!, que ingreso es la retribución recibida a cambio del producto del trabajo, es decir, por la oferta de algún bien o servicio en el mercado. Si aceptamos lo anterior tenemos que el 40.3 por ciento del “ingreso” de las familias del primer decil, proveniente de las transferencias vía los programas redistributivos del gobierno, no son, estrictamente hablando, ingresos sino…, sino ¿qué? ¿Caridad institucionalizada, producto de la expoliación legal, es decir, del cobro de impuestos con fines redistributivos?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
¿Qué problema se debe resolver de manera prioritaria?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Cifras
Víctor Hugo Becerra
• México: ¡Exprópiese!
Arturo Damm
• ¡Ya basta de abusos!
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos funestos
Arturo Damm
• ¿Cómo es posible?