Pesos y contrapesos
Jul 22, 2011
Arturo Damm

2010 = Menor desigualdad

Gracias a las transferencias vía los programas sociales del gobierno la concentración del ingreso ha resultado menor.

Según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2010, publicada recientemente por el INEGI, en 2010, con relación a 2008, el ingreso corriente total (monetario más no monetario) de los hogares mexicanos registró una caída de 12.3 por ciento, descenso que afectó de manera distinta a las familias, ya que la contracción fue mayor, 17.8 por ciento, entre las familias capaces de generar más ingreso (décimo decil), que entre aquellas que menos capaces (primer decil), contracción que en dicho caso fue de 7.6 puntos porcentuales (si bien es cierto que esto se debe, en buena medida, a las transferencias vía los programas de gasto social del gobierno, transferencias que, por lo explicado en el último Pesos y Contrapesos, no son generación de ingreso sino caridad institucionalizada: el 40.3 por ciento del “ingreso” de las familias del primer decil provienen de dichas transferencias).

Al margen de la cuestión de si los recursos recibidos por medio de transferencias gubernamentales pueden ser considerados ingresos o no, y partiendo del hecho de que al final de cuentas esas transferencias se realizaron, resulta que en 2010, en comparación con 2008, la desigualdad en la tenencia de ingreso se redujo, tal y como lo muestran las cifras: en 2008 el ingreso total promedio trimestral del 10 por ciento de familias con menor capacidad para generarlo (primer decil)  fue de 6 mil 660 pesos, al tiempo que el del 10 por ciento de las familias con mayor capacidad para crearlo (décimo decil) fue de 144 mil 065, de tal manera que éste resultó 2 mil 060 por ciento mayor que aquel; en 2010 las cifras respectivas fueron:  6 mil 163 y 118 mil 428 pesos, resultando el último 1 mil 822 por ciento mayor que el primero. En 2010 la desigualdad en la tenencia de ingreso resultó menor que en 2008, consecuencia de que la caída en el ingreso en el primer decil resultó menor que en el último: 7.6 y 17.8 por ciento, respectivamente.

Para entender mejor lo anterior recurramos el coeficiente de Gini, que mide el grado de concentración del ingreso: si se acerca a uno la concentración es mayor, si se aproxima a cero resulta menor. En 2008 el coeficiente fue 0.456; en 2010 resultó 0.435, lo cual muestra una tendencia hacia una menor concentración del ingreso, la reducción fue de 4.6 por ciento, consecuencia, sobre todo, de las transferencias vía los programas sociales del gobierno. Veamos. En 2008, sin transferencias, el coeficiente de Gini hubiera sido 0.505, con transferencias resultó 0.456, 9.7 por ciento menor. ¿Qué pasó en 2010? Sin transferencias el coeficiente hubiera sido 0.488, con transferencias fue 0.435, 10.9 por ciento menor.

Gracias a las transferencias vía los programas sociales del gobierno la concentración del ingreso ha resultado menor: sin transferencias, tomando en cuenta nada más la generación de ingreso, la concentración se redujo 3.4 por ciento; con transferencias, que no pueden ser consideradas, ¡porque no lo son!, generación de ingreso, la reducción fue de 4.6 puntos porcentuales.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante