VIERNES, 5 DE AGOSTO DE 2011
Aliviar efectos, eliminar causas (II)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El acuerdo al que llegaron los gobernantes estadounidenses implica, además del aumento en la deuda gubernamental, con lo que se alivia el efecto del problema, un recorte de gasto, para los próximos años, de 2.1 billones de dólares, con lo cual se elimina parte la causa. La pregunta es si a quienes les tocará cumplir esa parte del trato la cumplirán.”


El acuerdo al que llegaron los gobernantes estadounidenses, elevar el techo de la deuda gubernamental de 14.3 a 16.4 billones de dólares, ¡aumento equivalente al 14.7 por ciento!, le permitirá el Ejecutivo de aquel país contraer deuda nueva para pagar deuda vieja, aliviando el efecto del problema hoy, pero creando, al menos que se elimine la causa del mismo, un problema más grave mañana, lo cual nos lleva a preguntar por la causa del problema, que no es otra más que el gobierno ángel de la guarda y el gobierno hada madrina, el primero pretendiendo preservar a todos los gobernados de todos los males, ¡comenzando por los que se puedan hacer ellos mismos!, y el segundo con la intensión de concederles, a todos los gobernados, todos lo bienes, desde la cuna hasta la tumba, ¡faltaba más!

Esas dos pretensiones, que el gobierno estadounidense empezó a manifestar, para no irme muy atrás en el tiempo (podría empezar con Harry Truman, quien estuvo en la presidencia de 1945 a 1953), en los años sesenta del siglo pasado, en los tiempos de Lindo B. Johnson y su pretensión de crear la Gran Sociedad (en la cual la igualdad de oportunidades, así como un elevado nivel de vida, fueran patrimonio de cada uno de sus habitantes, para lo cual puso en práctica, entre otros programas gubernamentales, Guerra contra la Pobreza), son las que llevaron, dólar por dólar, a un gasto gubernamental cada vez mayor, financiado, cada vez más, no con impuestos, sino con deuda. Para darnos una idea de esto último repito las cifras con las que cerré el primer artículo de esta serie: en 2000 el techo de endeudamiento del gobierno estadounidense fue 5.7 billones de dólares; hoy es ya de 16.4, ¡187.7 por ciento mayor!

¿Qué supone eliminar la causa del problema? Eliminar gastos gubernamentales. ¿Cuáles son los principales obstáculos para conseguirlo? En primer lugar los presupuestívoros, es decir, todos los gobernantes, sobre todo burócratas, que viven de administrar, vía los programas respectivos, esos recursos. En segundo término las clientelas presupuestarias, es decir, todos los gobernados, sobre todo los pobres, que se benefician de los gastos del gobierno, tal y como es el caso, ¡uno entre muchos!, de quienes se aprovechan del medicare y el medicaid, que, ¡por cierto!, fueron puestos en marcha por Lindon B. Johnson con la firma, en 1965, de la Social Security Act.

El acuerdo al que llegaron los gobernantes estadounidenses implica, además del aumento en la deuda gubernamental, con lo que se alivia el efecto del problema, un recorte de gasto, para los próximos años, de 2.1 billones de dólares, con lo cual se elimina parte la causa. La pregunta es si a quienes les tocará cumplir esa parte del trato la cumplirán, pregunta que no es ociosa ya que si algo saben hacer los presupuestívoros, y todo gobernante lo es, es no cumplir los compromisos a favor de la prudencia presupuestaria, y si no me creen pregúntenles a los irlandeses, griegos y portugueses, ¡solamente para empezar!

• Finanzas internacionales • Crisis / Economía internacional • Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus