VIERNES, 12 DE AGOSTO DE 2011
EUA: De AAA a AA+ (II)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Cuánto va a aumentar la tasa de interés? ¿Cuáles pueden ser los efectos, sobre la producción, el ingreso y los empleos, de dicho incremento?”


Standard & Poor’s redujo la calificación crediticia del gobierno estadounidense de AAA a AA+, calificación con la que se mide, no tanto la capacidad de endeudamiento del gobierno, sino su capacidad de pago, de tal manera que la menor calificación quiere decir que la capacidad de pago del gobierno de los Estados Unidos es menor de la que era, lo cual tendrá como consecuencia que si dicho gobierno quiere contraer deuda nueva tendrá que pagarle, a los acreedores, una tasa de interés mayor de la que venía pagando, para contrarrestar el mayor riesgo, o la menor seguridad, que representa prestarle al gobierno estadounidense ahora que Standard & Poor’s le redujo la calificación crediticia de AAA (lo cual supone, según la definición de la misma agencia calificadora, una extraordinariamente fuerte capacidad de pago) a AA+ (lo cual supone una muy fuerte capacidad de pago).

Dicho lo anterior, la primera pregunta que demos hacer es ¿cuánto aumentará la tasa de interés?, tasa de interés que, por obra y gracia de la política monetaria por demás laxa de la Reserva Federal, resulta por demás baja (por ejemplo, bonos de Tesoro, tasa anual: a un año, 0.19 por ciento; a dos años, 0.41; a tres años, 0.68; a cinco años, 1.54; a siete años, 2.28; a diez años, 3.00; a veinte años, 3.95 y, a treinta años, 4.27 por ciento), siendo la segunda pregunta pertinente ésta: ¿cuáles pueden ser los efectos, sobre la producción de bienes y servicios, la generación de ingreso, y la creación de empleos, el llamado sector real de la economía, del aumento en la tasa de interés?

¿Cuánto va a aumentar la tasa de interés?, sólo Dios sabe, y El ha dado muestras de que no está dispuesto, ¡y sus motivos tendrá!, a revelarnos esa información. ¿Cuáles pueden ser los efectos, sobre la producción, el ingreso y los empleos, de dicho incremento? La sabiduría convencional responde: presiones recesivas y, por ello, caída en la producción, el ingreso y el empleo. ¿Por qué? Porque se piensa, y esta manera de razonar es herencia de Keynes, que al aumentar la tasa de interés los empresarios pedirán menos prestado, que al pedir menos prestado invertirán menos, que al invertir menos se producirán menos bienes y servicios, se generarán menos ingresos, y se crearán menos empleos, todo lo cual se sintetiza en dos palabras: presiones recesivas.

En pocas palabras: la reducción de la calificación crediticia del gobierno estadounidense de AAA a AA+ puede generar presiones recesivas, y esta creencia es la que ocasionó que el lunes 8 de agosto, día en el que se anunció la menor calificación, las bolsas de valores de varios países registraran caídas considerables, comenzando por la de México, que perdió 5.88 por ciento. No faltó (me refiero a un investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, cuyo nombre no recuerdo), quien anunciara un problema económico más grave del que, en su momento, fue la Gran Depresión de los años treinta del siglo pasado. ¿Será? Lo dudo.

• Finanzas internacionales • Crisis / Economía internacional • Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus