JUEVES, 15 DE SEPTIEMBRE DE 2011
Mejorando en competitividad

Según usted, ¿cómo le está yendo a la economía mexicana?
Muy bien
Bien
Regular
Mal
Muy mal



El punto sobre la i
“Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino, para decidir su propio camino.”
Viktor Frankl


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• La nueva ruta a la servidumbre

Asael Hernández
• Las palomas grises en Banxico

Arturo Damm
• Inflación

Ricardo Valenzuela
• ¿Democracia o Mercocracia?

Arturo Damm
• Comercio exterior, malas noticias

Isaac Katz
• La buena y las malas

Arturo Damm
• Algunos datos


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“La buena noticia es que estamos mejorando. México avanzó ocho lugares, del 66 al 58, en el Índice Global de Competitividad que todos los años publica el Foro Económico Mundial. La mala nueva es que las instituciones mexicanas, y por lo tanto la situación en seguridad, estado de derecho y marco laboral, siguen obstaculizando el desarrollo de nuestro país.”


La buena noticia es que estamos mejorando. México avanzó ocho lugares, del 66 al 58, en el Índice Global de Competitividad que todos los años publica el Foro Económico Mundial. La mala nueva es que las instituciones mexicanas, y por lo tanto la situación en seguridad, estado de derecho y marco laboral, siguen obstaculizando el desarrollo de nuestro país.

El índice de competitividad de Davos, como se conoce usualmente el informe del Foro, muestra varios elementos positivos de la economía nacional. Quizá lo más alentador es el hecho de que las políticas macroeconómicas sanas que ha mantenido el gobierno federal desde hace dos décadas son ya reconocidas como base de estabilidad y de confianza para la inversión. Mejoras recientes en los procedimientos para abrir empresas han tenido también consecuencias positivas en la competitividad nacional.

Del lado negativo están las instituciones de nuestro país. De éstas surgen los problemas de inseguridad, las dificultades del sistema jurídico para lograr la ejecución de sentencias, la falta de respeto a los contratos, la corrupción y una legislación laboral que se encuentra entre las peores del mundo.

Hay muchas maneras distintas de medir la competitividad y no todos los especialistas coinciden en que la forma en que lo hace el Foro Económico Mundial es la mejor. Pero los criterios que ofrece el reporte no son muy diferentes a los que manejan otras instituciones que tratan de medir la competitividad de nuestro país o de otras naciones. Las preocupaciones que muestran los economistas del Foro son muy similares a las que expresan la gran mayoría de los inversionistas nacionales o extranjeros.

El informe del Foro subraya la importancia de llevar a cabo las reformas estructurales que se han quedado empantanadas en el Congreso a lo largo de los últimos años. Entre éstas se cuentan una reforma fiscal verdadera, en lugar de un simple aumento de impuestos, que es lo que se ha hecho en los últimos años. Es imprescindible, por ejemplo, extender la base de contribuyentes y eliminar excepciones y exenciones a las leyes tributarias.

Las otras reformas importantes son la energética, para eliminar los monopolios de la Comisión Federal de Electricidad y Pemex y promover una mayor inversión en estos sectores. La laboral, para generar una mayor competitividad de las empresas y permitir una mayor generación de empleos. La educativa, para mejorar ya no la cobertura sino la calidad de la instrucción. La jurídica, para lograr no sólo juicios mejores y más rápidos sino para realmente permitir la aplicación de las sentencias. Y la de seguridad, para que el Estado cumpla realmente con su obligación fundamental de proteger a los gobernados de actos de violencia y robo.

El avance en ocho lugares en un solo año en el índice de competitividad más consultado en el mundo nos dice que sí es posible hacer cambios importantes en un tiempo relativamente corto. Pero si seguimos haciendo lo que estamos haciendo, seguiremos obteniendo los mismos resultados que hasta ahora hemos obtenido. Para aumentar la competitividad de forma que podamos estar en los primeros lugares del mundo, necesitamos hacer las reformas de fondo que hasta han sido rechazadas por la clase política.

• Competencia • Reformas estructurales • Reforma del Estado • Problemas económicos de México • Estado de derecho • Reforma laboral

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus