VIERNES, 9 DE DICIEMBRE DE 2011
Aspirantes y candidatos

¿Se debe utilizar una parte de las reservas del Banco de México para financiar la reconstrucción?
No
No sé



“Existe una tiranía en el vientre de cada utopía.”
Bertrand de Jouvenel

Sergio Sarmiento









“Los legisladores han creado un sistema que beneficia abiertamente a los aspirantes de partidos en que no hay un candidato de unidad, como si hubieran querido mandar un mensaje de que en la política los acuerdos y la unidad son algo negativo. ”


Tanto Andrés Manuel López Obrador como Enrique Peña Nieto se han registrado y han quedado como candidatos únicos de sus partidos y coaliciones. Solamente el PAN mantiene un proceso interno con tres aspirantes: Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel y Ernesto Cordero. ¿Qué es más conveniente desde el punto de vista electoral? No hay ninguna duda. Un proceso que se mantiene abierto y competido generará mayor atención por parte del público y de los medios de comunicación y esto permitirá una mejor colocación del ganador en la imaginación popular.

Para el PRD, sin embargo, cualquier pérdida en la atención de los electores en el período de precampaña es un costo pequeño ante la prioridad de evitar un choque de líderes en un proceso interno como le ha ocurrido tantas veces al partido en el pasado. Todas las elecciones internas del PRD han generado conflictos. La decisión de Marcelo Ebrard y de López Obrador de escoger al candidato sobre la base de dos encuestas fue muy importante para evitar una nueva edición de esos enfrentamientos.

En el PRI todo parecía listo para una competencia entre Enrique Peña Nieto y el senador Manlio Fabio Beltrones. La contienda iba a ser desigual. Las encuestas señalaban una ventaja abrumadora del ex gobernador del estado de México. La precampaña no habría puesto en riesgo la candidatura de Peña Nieto, pero sí le habría dado presencia en los medios de comunicación.

Beltrones decidió renunciar a la candidatura en noviembre y con eso dejó el camino libre a Peña Nieto. Cuando llegó el momento de registro, sólo el mexiquense se apuntó. Uno habría pensado que el ex gobernador habría preferido que Beltrones se mantuviera en la contienda, pero públicamente le agradeció el retiro y el gesto de unidad. Peña Nieto ha preferido sacrificar el tiempo de medios en la precampaña a cambio de no correr siquiera el menor riesgo de quedar en el camino.

Esto significa que sólo el PAN tendrá una verdadera precampaña. Las encuestas muestran a Vázquez Mota y a Creel en un virtual empate. Algunos estudios colocan arriba a la ex diputada y otros al ex senador. Bastante atrás se encuentra hasta ahora el ex secretario de hacienda, Ernesto Cordero, quien, sin embargo, tiene la ventaja de contar con el aparente respaldo del presidente Felipe Calderón. La carrera entre los tres panistas genera ya una gran atención de medios, pero ésta sin duda aumentará a partir del 18 de diciembre cuando se permita el inicio formal de las precampañas.

La Ley Electoral es inequitativa en éste como en muchos otros aspectos. En realidad no hay razón para que los candidatos y aspirantes de todos los partidos no hagan campaña a pesar de tener ya asegurada la nominación de su partido. Esto los colocaría a todos en igualdad de circunstancias.

Los candidatos ya designados, primero Peña Nieto y después, a regañadientes, López Obrador, han declarado que no recurrirán a aspirantes Juanito que les permitan pretender que están en una contienda de precampaña. Eso es sano; por lo menos no habrá simulación. Pero eso no significa que las reglas sean justas. Los legisladores han creado un sistema que beneficia abiertamente a los aspirantes de partidos en que no hay un candidato de unidad, como si hubieran querido mandar un mensaje de que en la política los acuerdos y la unidad son algo negativo.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus