Pesos y contrapesos
Dic 19, 2011
Arturo Damm

Por respeto a la verdad (II)

¿En qué grado esa incapacidad del gobierno de Calderón para negociar las reformas ha sido su culpa y en qué grado la ha sido de los partidos de oposición?

¿Cuál es el gran reclamo a los gobiernos del PAN? Su incapacidad para negociar, con los legisladores de los otros partidos, las reformas estructurales indispensables para apuntalar a la economía mexicana, sin las cuales seguiremos, como hasta ahora, nadando de muertito, sobre todo en materia de producción de bienes y servicios, de generación de ingresos, y de creación de empleos, frentes de la economía en los cuales los resultados han sido mediocres, con la ventaja de que, en materia de estabilidad económica, que es fundamentalmente estabilidad de precios, los resultados han sido relativamente buenos, gracias a la prudencia con la que se han manejado las políticas monetaria (Banco de México) y fiscal (Secretaría de Hacienda).

Si aceptamos que los cambios fiscales que se han dado a lo largo de esta administración difícilmente pueden ser llamados reforma fiscal, sobre todo si por ella entendemos cambios sustanciales en lo fiscal, que eliminen los excesos y defectos que hoy padecemos, y no solamente cambios accidentales, que cambian algo para que el resto siga igual, y si además aceptamos que más allá de estos cambios fiscales, en el frente económico, no ha habido más, ni mayores reformas, tenemos que aceptar que en la materia el actual gobierno ha reprobado, motivo por el cual afirmo que el gran reclamo a los gobiernos panistas es su incapacidad para negociar, con los legisladores de otros partidos, las reformas estructurales indispensables para apuntalar a las actividades económicas de los mexicanos.

Dicho lo anterior, por respeto a la verdad, hay que preguntarnos en qué grado esa incapacidad del gobierno de Calderón para negociar las reformas ha sido su culpa y en qué grado la ha sido de los partidos de oposición al Poder Ejecutivo, que simple y sencillamente han dicho que no a las propuestas de reformas estructurales, tal vez no por principio (si así fuera sería justificado), sino por puro interés electorero (lo cual no encuentra ninguna justificación), por su afán de que la economía no avance como podría hacerlo supuestas esas reformas, para, ante la falta de dinamismo en materia de producción, ingreso y empleo, presentarse, durante el proceso electoral, como los salvadores de la patria, salvación que dependerá de que se haga lo que hasta ahora no se ha hecho, y que no se ha hecho porque los partidos de oposición simple y sencillamente han dicho que no a las propuestas de reformas estructurales provenientes del Poder Ejecutivo. Así como no hay peor ciego que el que no quiere ver, no hay político más obstinado que el que solamente ve su interés electorero.

Al margen de la causa por la cual las reformas estructurales siguen pendientes (reconociendo que la reciente aprobación de la Ley de Asociaciones Público Privadas tiene la dimensión de reforma estructural), el gran reto del siguiente gobierno, independientemente de que sea del PAN del PRD o del PRI, si hemos de lograr mayor progreso económico, en beneficio de los pobres (el 50 por ciento de la población), será el de las reformas estructurales.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los dos enemigos del pueblo son los criminales y el gobierno. Atemos al segundo con las cadenas de la Constitución para que no se convierta en la versión legalizada del primero.

Thomas Jefferson
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Tasa de interés
Ricardo Valenzuela
• El gran engaño del mundo
Manuel Suárez Mier
• Suprema Corte y elecciones en EU
Arturo Damm
• Estado de chueco
Asael Polo Hernández
• La necesidad de las quiebras empresariales
Arturo Damm
• Ahorro