Reflexiones libertarias
Ene 3, 2012
Ricardo Valenzuela

Conversaciones con el tío Gilberto (I)

Ahora entiendo el que un hombre de la mente, de los logros y de la limpieza de Gilberto Valenzuela, se le ignore no sólo en la historia de México, sino en la de su propio estado, que en fin, fue el gran “enemigo de la revolución” al rebelarse contra Calles en su Plan Hermosillo y, aun cuando fracasara en su intento de rescatar la patria de la ruta que nos llevó a ésta encrucijada, con esa visión profética que lo caracterizaba, muy claramente dibujó el futuro de México….que hoy se ha convertido en nuestro devorador presente, y lo más triste, no se mira algún mecánico que destrabe la oxidada maquinaria.

Estimados Amigos:

Ante la grave paralización del país y el extravío de nuestros líderes, más que sentir optimismo, debemos seriamente preocuparnos por este 2012 que ya nos acecha amenazante. Pienso ha llegado la hora de seriamente revisar nuestra triste historia… para cambiarla.

Uno de los hombres que yo más he admirado, fue mi tío Gilberto Valenzuela, el número dos en la lista de 16 hermanos sahuaripeños en la cual mi padre era el 15. Siendo unos 20 años mayor que mi padre quien perdiera al suyo poco después de nacer, durante toda su vida fungió como el símbolo que forjara sus valores, su personalidad y su conducta, la función más importante de un verdadero padre. Ello me afectaría directamente pues la responsabilidad de ser su hijo, en muchas ocasiones se convirtió en una carga demasiado pesada la cual, con humildad acepto, a veces no pude sostener.

Recién graduado del Tec de Monterrey, decidí iniciar mi vida profesional en la ciudad de México lo cual me daría la oportunidad de vivir una experiencia que hasta hoy, ya en el camino hacia esa etapa vital de profunda reflexión, realmente la he llegado a entender y apreciar. En los años que estuve en la capital del país, tuve la fortuna de establecer una relación especial con mi tío que me llevó a reunirme con él cada vez que había oportunidad y siendo un hombre generoso, lo fue también con su tiempo para conmigo.

Las reuniones se iniciaron como un especie de obligación impuesta por mi padre de visitar al tío, cuando también me aconsejaba algo que el principio me parecía tedioso—el tomar nota de todos los temas tratados en esos encuentros. Sin embargo, después del primero y a medida que avanzaban, más increíble me parecía la aventura al escuchar a este hombre tan sabio. Nos reuníamos en su casa casi cada semana, y los encuentros se extenderían por un periodo de tres años. Los temas que se exponían iban desde la propia vida del tío, que se asemejaba a una película, pasando por la historia, sociología, filosofía, política y, un tema que mi tío dominaba como el mejor y a mí me apasionaba; economía.

Dejé la ciudad de México a mediados de los años 70 cargado con decenas de hojas manuscritas producto de nuestras reuniones. Pero luego me sumergía en un mundo diferente, el de logros materiales, los títulos, los aplausos y las hojas con el material del tío Gilberto, quedaban archivadas en algún mueble del rincón de los olvidos. Pero como dijo el poeta; avive el alma y despierte, hace un par de años, inquieto me di a la búsqueda de las preciadas minutas y al encontrarme con la frustración de no dar con ellas, llegué a pensar que las había extraviado, al igual que muchos otros tesoros perdidos durante mi azarosa vida.

Hace unos meses, creo haberme sentido igual que Colón cuando descubriera el nuevo mundo. En el almacén de una casa deshabitada y luego de absorber el polvo de tantos años, encontraba tan preciado tesoro. Después de casi 30 años, de nuevo estaban ante mí las notas emanadas del pensamiento de Gilberto Valenzuela. Luego de extraer los documentos e iniciar su lectura, me parecía imposible aceptar que fuera algo producido por mí. A medida que avanzaba mi rencuentro con Don Gilberto, su contenido producía algo semejante a bellas notas musicales que me arrullaban, pero también avivaban mi conciencia y sentía se corría un nebuloso velo de mi vista.

Me ha tomado tiempo de nuevo leer y asimilar los viejos apuntes, pero hoy puedo entender infinidad de cosas que me han obsesionado durante toda mi vida, han provocado grandes frustraciones y, sobre todo, me han impedido el hacer aportaciones cuando me inmovilizaban. Entiendo mejor la historia de México y cómo hemos llegado al destino que hoy día nos zarandea. Entiendo en qué parte del camino se desrieló la cultura libertaria que invadía nuestro país en el siglo XIX. Cultura que promovía Hidalgo fuera lector de Locke, Rousseau, Montesquieu, Jefferson y demás liberales del pasado. Por ello, la ejecución de Miguel Hidalgo no solo cegaba su vida, cegaba también la verdadera independencia de Mexico tanto que, se paría la caricatura de un imperio y se gestaba nuestro calvario de los últimos casi 200 años.

Entiendo mejor la lucha de conservadores contra liberales; entiendo cómo se modificó el liberalismo de Porfirio Díaz a su imagen y semejanza y, sobre todo, por qué. Entiendo donde quedaron tirados los principios liberales de Madero y Obregón. Entiendo que, aun cuando Zapata despreciara el ejido, se instalara como el símbolo más insultante de su fallida y deforme revolución. Pero, sobre todo, ahora con gran claridad veo la infame telaraña que tejieron los revolucionarios para mantener al país secuestrado, y más entiendo que mi tío Gilberto, habiendo sido el autor del Plan de Agua Prieta, nunca hubiera aceptado ser miembro del PRI en su colapso con Calles.

Ahora entiendo el que un hombre de la mente, de los logros y de la limpieza de Gilberto Valenzuela, se le ignore no sólo en la historia de México, sino en la de su propio estado, que en fin, fue el gran “enemigo de la revolución” al rebelarse contra Calles en su Plan Hermosillo y, aun cuando fracasara en su intento de rescatar la patria de la ruta que nos llevó a ésta encrucijada, con esa visión profética que lo caracterizaba, muy claramente dibujó el futuro de México….que hoy se ha convertido en nuestro devorador presente, y lo más triste, no se mira algún mecánico que destrabe la oxidada maquinaria.

Intento compartir estos viejos apuntes con mis amigos en una serie de escritos que, debelarán el pensamiento de uno de los grandes liberales sonorenses; Gilberto Valenzuela. Hoy sólo les entrego un anticipo con la entrada del Plan Hermosillo que, en mis notas aparece como una de las frases favoritas de Don Gilberto:

“Tengo que exhibir las ruindades, los crímenes que han regido el programa del gobierno, para que estas verdades pasen lista en las filas de quienes propugnamos por una era mejor. Una era sin un agrarismo a lo Calles que ha matado la agricultura, un laborismo que sólo es holgazanería y afán insaciable de enriquecimiento, un laborismo que ha asesinado la industria, sin una política económica que consista únicamente en reducción de sueldos de míseros empleados, que permitan amasar fortunas que se convierten a la postre en posesiones como Soledad de la Mota, y residencias palaciegas para cortesanas impúdicas en Anzures y en el fraccionamiento Hipódromo.”

"Seguiremos en esta cruzada por la salvación de la Patria que nos hemos impuesto y terminaré anunciando dentro de pocos días, allí en Huatabampo, junto a las cenizas aún calientes de Alvaro Obregón, traicionado por quienes le dieron el fatídico beso de Judas, jurándole ser el mejor y más leal de sus discípulos, declararé con voz alta a la faz de la nación, cómo el cobarde, el asesino, el Borgia de la época actual, Plutarco Elías Calles, fraguó y llevó a cabo el proditorio asesinato del jefe de la Revolución.”

¡Abajo el dominio de Plutarco Elías Calles! ¡Abajo la imposición! Queremos construir un pueblo libre para pensar, libre para obrar de acuerdo con nuestras leyes conquistadas a costa de tantos sacrificios!

Hermosillo, Son., febrero de 1929.

Gilberto Valenzuela 

Por un nuevo año de logros y, finalmente, en la libertad



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio
Arturo Damm
• Desconfianza
Arturo Damm
• Visión panorámica
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?