VIERNES, 27 DE ENERO DE 2012
Capitalismo

¿Usted está de acuerdo en que se eliminen las comisiones bancarias?
No
No sé



“El gran triunfo del liberalismo es lo que ha logrado en relación a la limitación del poder.”
Guillermo Cabieses

Arturo Damm







“El hilo conductor del Foro Económico Mundial de Davos es la transformación del capitalismo, lo cual supone que algo no está funcionando en el capitalismo y que, precisamente por ello, hay que transformarlo. Ante tan ambicioso propósito pregunto: ¿cómo se transforma lo que no existe?”


El hilo conductor del Foro Económico Mundial de Davos es la transformación del capitalismo, lo cual supone que algo no está funcionando en el capitalismo y que, precisamente por ello, hay que transformarlo. Ante tan ambicioso propósito pregunto: ¿cómo se transforma lo que no existe?, porque debe quedar claro: el capitalismo, entendido como el sistema económico basado, ¡en serio!, en la libertad individual (para emprender, trabajar, invertir, producir, comerciar, consumir, ahorrar, etc.), en la propiedad privada (sobre el ingreso, el patrimonio y los medios de producción), y en la responsabilidad personal (tanto ante las ganancias como frente a las pérdidas); repito: el capitalismo, así entendido, no existe, y afirmar lo contrario es consecuencia, o de la ignorancia, o de la mala fe.

En una de las reuniones del Foro la conclusión a la que llegaron (¿o debo decir: la premisa -¿prejuicio?- de la que partieron?), algunos capitanes de empresa es que “el capitalismo es malo pero es lo mejor que tenemos”. Si sustituimos, como debe ser si nos estamos refiriendo a la realidad, la palabra capitalismo por keynesianismo (activismo monetario y fiscal), mercantilismo (proteccionismo a favor de productores nacionales) y socialismo (redistribución del ingreso, tanto de gobiernos de izquierda como de derecha), entonces la afirmación es malo es cierta, no siéndolo la que apunta que es lo mejor que tenemos, porque eliminando lo que de keynesiano, mercantilista y socialista tienen los sistemas económicos hoy podemos obtener algo mucho mejor. ¿Qué? El verdadero capitalismo.

El capitalismo es aquel arreglo institucional (reglas del juego) de respeto irrestricto a la libertad individual, a la propiedad privada y a la responsabilidad personal, con un único límite: que ni el uso de la propiedad, ni la práctica de la libertad, viole los derechos de los demás (derechos que no hay que confundir, ni con intereses, ni con necesidades),  o, dicho de otra manera, que ni la práctica de esa libertad, ni el uso de aquella propiedad, suponga acciones delictivas por su propia naturaleza, siendo tales, precisamente, las que violan los derechos de otras personas. Respetando los derechos de los demás, tanto los naturales como los contractuales, y sin ningún privilegio otorgado por el gobierno, que cada quien haga todo lo que pueda para mejorar su condición (para lo cual, mano invisible de por medio, debe contribuir a mejorar la de los demás). Esto es el capitalismo, mismo que no tenemos.

Si por capitalismo entendemos el sistema económico basado en la libertad individual y en la propiedad privada, con 5.95 de calificación en materia de libertad[1], y con 5.97 en lo que a propiedad[2] se refiere, ¿podemos afirmar que el capitalismo está vigente?

No se puede transformar lo que no existe, y lo que no existe es capitalismo, sino una mezcla de keynesianismo, mercantilismo y socialismo, con algo de capitalismo, que resulta insuficiente para poder hablar, con propiedad, de capitalismo. La causa de los problemas económicos no es lo poco que de capitalismo hay, sino lo mucho que de keynesianismo, mercantilismo y socialismo se practica.


[1] Índice de Libertad Económica 2012; Fundación Heritage.

[2] Índice de Derechos de Propiedad 2011; Alianza Internacional por los Derechos de Propiedad.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus