Hablando en plata
Jun 29, 2012
Luis Pazos

Voto razonado, compara resultados no promesas

Un país progresa cuando la mayoría de los ciudadanos razona su voto y no se dejan llevar solo por propaganda y ofertas sin ponderar logros y fracasos de los partidos y de los candidatos.

Existen suficientes hechos y cifras para razonar las principales alternativas de voto en las próximas elecciones, aunque también podemos resolver basados en promesas o en cómo luce cada candidato en la televisión, según dice el politólogo italiano Giovanni Sartori, en su libro “Homo videns”, deciden muchos votantes en las democracias.

Si queremos dar racionalmente nuestro voto a alguno de los partidos, debemos comparar sus resultados. Del PRI y el PAN, que nos han gobernado a nivel federal, podemos equiparar las últimas décadas priístas con la primera panistas en cuanto a inflación, devaluación, salarios reales, aumentos de la gasolina y de la canasta básica, entre otros indicadores. Esas comparaciones están en www.cisle.org.mx.

También podemos cotejar resultados de los actuales gobiernos estatales priístas y perredistas con los del Gobierno Federal en esta década en relación a la lucha contra el crimen organizado. Identificar qué gobernadores y de qué partidos lo combatieron y cuáles se cruzaron de brazos o se aliaron con el crimen. También analizar los compromisos de cada candidato con grupos y sindicatos que lo apoyan y los intereses de esos grupos para impedir las reformas que necesita el país.

En cuanto a la rendición de cuentas, ver en qué estados y de qué partido, adoptaron y respetaron la ley de transparencia, iniciativa del PAN en el Congreso y aplicada en el Gobierno Federal. Debemos identificar qué nivel de gobierno y de qué partidos, han dado cuentas claras de sus gastos, endeudamientos y de qué partido son los gobernadores que llegaron al extremo de no registrar sus deudas, falsificar registros o recibir ayuda del crimen organizado en las elecciones.

Un voto razonado significa decidir en base a hechos reales, no en promesas ni en apariencias. Un país progresa cuando la mayoría de los ciudadanos razona su voto y no se dejan llevar solo por propaganda y ofertas sin ponderar logros y fracasos de los partidos y de los candidatos.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Cualquier conducta humana puede ser objeto de una ley. Por ejemplo: Ley para el buen cepillado de los dientes o Ley para la correcta colocación de los anteojos. Si la tarea de los legisladores es hacer leyes, les sobra tela de donde cortar. ¡Preocupante!

Arturo Damm Arnal
Entrar
Encuesta de la semana
La balanza comercial de México mostró en agosto un superávit de 6,116 millones de dólares. Al interior las importaciones mostraron una caída de -22.2% y las exportaciones de -7.7%. ¿Cómo interpretar estos datos?
Artículos recientes...