MIÉRCOLES, 8 DE MAYO DE 2013
Reforma fiscal y progreso económico (XII)

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Con el IUV ningún contribuyente recupera el impuesto que ya pagó, recuperación que es la esencia del IVA.”


En la última entrega de esta serie comparé el funcionamiento del Impuesto al Valor Agregado, IVA, con la manera de operar de Impuesto Único a las Ventas, IUV, habiendo llegado a tres conclusiones importantes.

Primera. Con el IUV, todo lo que cada contribuyente paga de impuesto llega al fisco, lo que no ocurre con el IVA, y pongo de ejemplo lo que sucede con las empresas B y C (véase la entrega XI). Con IVA: la empresa B le vende a la empresa C, B le cobra a C $150 del precio, más $15 del 10% de IVA, por lo que C tributó $15, el 10% del precio, pero B le entrega al fisco sólo $5, los $15 que le cobró a C menos los $10 que la pagó a A, solamente el 3.3% del precio, por lo que B acaba cobrando un precio, no de $150, sino de $160, recuperando así el IVA de $10 que la pagó a A. Con IUV: la empresa B le vende a la empresa C, B le cobra a C $150 del precio, más $15 del 10% del IUV, por lo que C tributó $15, el 10% del precio, y B le entrega al fisco esos mismos $15 pesos, el 10% del precio, por lo que B cobra un precio de $150, no recuperando el impuesto que le pagó a A, momento de preguntar, ¿por qué habría de recuperarlo?, pregunta cuya respuesta daré y analizaré en la próxima entrega de esta serie.

Segunda. Con el IUV todos los agentes económicos contribuyen al fisco, lo que no ocurre con el IVA, y pongo el ejemplo de lo que sucede con el consumidor final E (véase la entrega XI). Con IVA: la empresa D le vende al consumidor final E, D la cobra a E $250 del precio, más $25 del 10% de IVA, por lo que E tributó $25, el 10% del precio, pero D le entrega al fisco solamente $5, los $25 que le cobró a E menos los $20 que la pagó a C, por lo que D termina cobrando un precio de $270, recuperando el IVA de $20 que la pagó a C. El consumidor final E, ¿puede recuperar el IVA de $25 que le pagó a C? No, claro que no, ya que si todos los contribuyentes pudieran recuperar el impuesto que pagaron,  al final de cuentas no habría recaudación. Con el IUV, cada uno de los agentes económicos, desde la empresa A hasta el consumidor final E, tributan el 10% sobre el precio que pagan, pago generalizado que es el que explica la tercera conclusión, ¡numérica!, a la que he llegado.

Tercera. Con el IVA (véase nuevamente la entrega XI) se recaudan 25 pesos, con el IUV la recaudación suma 70, ¡180 por ciento más!, todo ello consecuencia de que con el IUV ningún contribuyente recupera el impuesto que ya pagó, recuperación que es la esencia del IVA, momento de preguntar, una vez más, ¿por qué habría de recuperarlo?

Continuará.

• Reforma fiscal • Política fiscal • Impuestos • Serie: Reforma fiscal y progreso económico

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus