VIERNES, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2014
¿Negro futuro económico en EU?

¿Usted participará en la consulta sobre la construcción del nuevo aeropuerto en la ciudad de México?
No



“Si imprimir dinero ayudase a la economía, falsificar moneda debería ser legal.”
Brian Wesbury

Manuel Suárez Mier







“Robert J. Gordon publicó un ensayo cuya tesis central es que el acelerado crecimiento económico ocurrido en los 250 años que van desde 1750 hasta finales del milenio pasado es un episodio extraordinario en la historia de la humanidad.”


Mi maestro de la Universidad de Chicago Robert J. Gordon acaba de publicar un ensayo titulado “¿Se acabó el crecimiento económico de Estados Unidos? Una innovación tambaleante confronta seis vientos en contra.”[1]

Este es un tema que ha venido trabajando Gordon de tiempo atrás y que se hizo notar cuando sus negros presagios salieron en The Economist, que tuvo la humorada de poner al Pensador de Rodin sentado en un retrete en su portada, lo que pretendía ilustrar que las innovaciones contemporáneas no se comparan a las del pasado.

Su tesis central es que el acelerado crecimiento económico ocurrido en los 250 años que van desde 1750 hasta finales del milenio pasado es un episodio extraordinario en la historia de la humanidad, que registra virtualmente cero crecimiento antes de ese año y que, de ser ciertas sus predicciones, regresará al estancamiento en el futuro.

Su análisis vincula los periodos de lento o rápido crecimiento a tres revoluciones industriales (RI): la primera, entre 1750 y 1830, aportó la máquina de vapor y el ferrocarril; la segunda, de 1870 a 1900, trajo la electricidad, el motor de combustión interna, agua corriente y baños en las casas, medios de comunicación y entretenimiento, productos químicos y el petróleo.

La tercera, de 1960 a la fecha, nos dio computadoras, internet y teléfonos celulares, pero destaca que la RI #2 fue la más importante al ser el motor de ocho décadas de acelerado crecimiento en la productividad entre 1890 y 1972.

Una vez que las invenciones derivadas de la RI #2, como aviones, aire acondicionado y el sistema de supercarreteras interestatales corrieron su curso, el crecimiento en la productividad durante el lapso 1976-96 fue mucho más lento, y la RI #3 sólo logró reavivarlo por un breve lapso entre 1996 y 2004.

Muchas de los inventos originales y derivadas de la RI #2 fueron sucesos no repetitivos, como la urbanización, el aumento en la velocidad del transporte, la liberación femenina de la infame labor de cargar toneladas de agua y el papel de la calefacción y el aire acondicionado para borrar las estaciones del clima.

Gordon ignora a propósito la Gran Recesión que aflige a la economía desde 2007 para no mezclar fenómenos de corto plazo con las tendencias seculares que él identifica. A pesar de ello, es pesimista respecto al porvenir pues a las invenciones sin crecimiento que describe, se suman seis “vientos en contra” que son:

  1. El “bono demográfico” de incorporar a las mujeres al mercado laboral y el derivado de la explosión poblacional post Segunda Guerra Mundial, está revirtiéndose con lo que las horas trabajadas por habitante disminuyen, lo que implica que la producción por habitante crece menos que la productividad.
  2. La calidad de la educación media en EU está cayendo en picada desde los niveles de liderazgo que alcanzó, debido a que las minorías étnicas –especialmente nuestros paisanos y otros “hispanos”- bajan el promedio, lo que se combina con la explosión en el costo de la educación superior que desalienta una dinámica movilidad social.
  3. Hay un deterioro en la distribución de la riqueza lo que significa que los ingresos de la gran masa de consumidores en EU, que sustentaron el gran crecimiento de ese país, aumenta muy por debajo del promedio, lo que implica que su situación relativa frente a los ricos, el famoso 1%, se deteriora.
  4. El vínculo entre la intensa globalización del planeta con innovadoras tecnologías de la información permite una competencia entre trabajadores de muy distintos niveles de remuneración, con lo que se refuerza la tendencia a deprimir los salarios de los mejor pagados, como los estadounidenses.
  5. La interacción de fuentes de energía contaminantes y la necesidad de combatir el calentamiento global, significa que de adoptarse en EU un impuesto a la gasolina que acerque sus precios a los europeos, como recomienda lo que él llama “el consenso de economistas,” el costo del crecimiento futuro se elevaría apreciablemente.
  6. Finalmente, los déficit gemelos del gobierno y de las familias de EU resultarán en menor crecimiento de la demanda agregada conforme gobierno y ciudadanos intentan equilibrar sus finanzas y disminuir su endeudamiento.

En estas circunstancias, Gordon concluye que el ingreso del 99% de la población de su país crecerá a una tasa de 0.2% anual, es decir, virtualmente nada.

Ya habrá ocasión de presentar los argumentos contra esta negra visión del futuro económico de EU, y de paso del de México, con ciclos económicos en estrecha sincronía.

__________


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus