LUNES, 3 DE NOVIEMBRE DE 2014
¿Mera coincidencia?

¿Usted considera que la propuesta de otorgar una renta de 10 mil pesos al año a cada ciudadano es una buena idea para erradicar la pobreza?
No
No sé



“La inflación no es una catástrofe de la naturaleza ni una enfermedad. La inflación es una política.”
Ludwig von Mises

Arturo Damm









“Haga memoria y pregúntese si fue mera coincidencia que al regreso del PRI a Los Pinos se desplomara la inversión directa.”


La variable que explica el crecimiento de la economía, medido por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, es la inversión directa, que abre empresas, produce bienes y servicios, crea empleos y genera ingresos, y en el ámbito de la misma la inversión fija bruta, que se realiza en instalaciones, maquinaria y equipo, es importante porque proporciona la infraestructura física para la producción de mercancías, por lo que es un buen indicador de la inversión directa en general.

Lo dicho en el párrafo anterior implica la siguiente relación: a más inversión directa mayor crecimiento de la economía, y viceversa, relación que nos ayuda a entender el “atorón” del 2013, definido como la considerable caída en la tasa de crecimiento de la economía: en 2012 la economía creció 4.0 por ciento y en 2013 lo hizo al 1.1 por ciento, una contracción, en la tasa de crecimiento, del 72.5 por ciento. ¿Resultado? El “atorón”.

En 2012, antes del “atorón”, la inversión fija bruta creció, con relación al 2011, 4.6 por ciento. En 2013, durante el “atorón”, la inversión en instalaciones, maquinaria y equipo decreció –sí: ¡decreció! –,1.7 por ciento con relación al 2012. Con crecimiento de la inversión fija bruta del 4.6 por ciento la economía creció, en el 2012, 4.0 por ciento. Con decrecimiento de la inversión fija bruta del 1.7 por ciento la economía creció solamente 1.1 por ciento en el 2013. La relación vale: a menos inversión directa menor crecimiento de la economía, relación que explica el “atorón” del 2013, restando explicar el porqué de la caída en la inversión fija bruta, para lo cual conviene analizar qué pasó, mes tres mes, con dicha inversión durante el 2012.

Este fue el comportamiento[1] de la inversión fija bruta durante 2012, antes del “atorón”: enero, 4.3 por ciento; febrero, 8.6; marzo, 5.0; abril, 6.7; mayo, 5.7; junio, 2.5; julio, 4.7; agosto, 5.0; septiembre, 2.3; octubre, 6.4; noviembre, 5.9; diciembre, menos –sí, ¡menos!– 1.9 por ciento. Llama la atención que durante los once primeros meses del 2012 la inversión fija bruta creció, a tasa anual, y en promedio mensual, al 5.2 por ciento, y que luego, de repente, en diciembre, decreció 1.9 por ciento, para registrar este comportamiento[2] durante 2013: enero, 0.5 por ciento; febrero, menos 0.2; marzo, menos 3.2; abril, 5.3; mayo, menos 0.9; junio, menos 1.8; julio, menos 0.2; agosto, menos 5.8; septiembre, menos 4.9; octubre, menos 5.4; noviembre, menos 4.2; diciembre 0.8 por ciento.

El mes de inflexión, en el comportamiento de la inversión directa, fue diciembre de 2012. ¿Por qué? ¿Qué pasó ese mes? Haga memoria y pregúntese si fue mera coincidencia que al regreso del PRI a Los Pinos se desplomara la inversión directa.

_________________

[1] Crecimiento anual.

[2] Idem.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus