Jaque Mate
Abr 19, 2006
Sergio Sarmiento

75 años de la República Española

Los políticos de la nueva república no supieron llegar a acuerdos ni pudieron construir instituciones perdurables. No supieron ser moderados ni lograr consensos nacionales.

Madrid, España.- Todo empezó hace 75 años. El 12 de abril de 1931 los partidos republicanos obtuvieron la victoria en las elecciones municipales en España. Dos días después, el 14 de abril, el Congreso proclamaba formalmente el nacimiento de la Segunda República Española. El rey Alfonso XIII, sin abdicar pero sin ánimo de confrontar la voluntad popular, optó por exiliarse. Así comenzó un gobierno que habría de ser fruto de muchos sueños pero también de un posterior despertar violento.

 

Los políticos de la nueva república no supieron llegar a acuerdos ni pudieron construir instituciones perdurables. No supieron ser moderados ni lograr consensos nacionales. El radicalismo de algunos grupos, particularmente los comunistas, los trotskistas y los anarquistas, llevó a otros de signo opuesto a volverse también radicales. Y así, quizá de manera inevitable, el 18 de julio de 1936 un levantamiento militar encabezado por el general Francisco Franco dio comienzo a una muy cruenta guerra civil que para el 1 de abril de 1939 concluyó con la derrota de la república y el establecimiento de una dictadura. Serían necesarios 36 años para que, a la muerte de Franco, España se reencontrara con la democracia en la forma de una monarquía parlamentaria.

 

Han pasado 75 años desde el nacimiento de la Segunda República Española. España habría celebrado el hecho con mayor entusiasmo, me imagino, a no hacer porque el aniversario ha caído en medio de la Semana Santa. Los españoles tienen memoria histórica, pero viven en un mundo vertiginoso en el que cada oportunidad para un descanso es tomada y apreciada.

 

Los hechos que ocurrieron hace 75 años nos demuestran que había ya en la España de ese tiempo un deseo de modernidad que se tradujo en el surgimiento de la república. Pero los políticos republicanos no lograron construir una unidad. Los pleitos internos entre los distintos partidos debilitaron a la república y al final hicieron posible el levantamiento de del general Franco.

 

A 75 años de distancia, no queda duda de que España estaba marchando en la dirección correcta. Ya nadie cuestiona la democracia o las libertades personales en este país. Pero la transformación no la llevaron a cabo los comunistas y los marxistas que eran la vanguardia de la república en 1931, sino un grupo de políticos moderados que, a la muerte de Franco en 1975, entendieron la necesidad de llegar a acuerdos nacionales. Una figura fundamental fue la del rey Juan Carlos, quien dio un cimiento de institucionalidad a la transición, pero estuvo también dispuesto a que ésta llegara a donde tenía que llegar: a la construcción de un Estado moderno y democrático en una España que había perdido ya una oportunidad de construirlo hoy hace 75 años.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los dos enemigos del pueblo son los criminales y el gobierno. Atemos al segundo con las cadenas de la Constitución para que no se convierta en la versión legalizada del primero.

Thomas Jefferson
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Ricardo Valenzuela
• El gran engaño del mundo
Manuel Suárez Mier
• Suprema Corte y elecciones en EU
Arturo Damm
• Estado de chueco
Asael Polo Hernández
• La necesidad de las quiebras empresariales
Arturo Damm
• Ahorro
Arturo Damm
• Del gasto gubernamental