VIERNES, 20 DE FEBRERO DE 2015
Deuda gubernamental, anticonstitucional

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Cuánta de la deuda gubernamental, tanto federal como estatal, está invertida en proyectos productivos, habiendo cumplido por ello con lo establecido en la Constitución? ”


Muchos gobiernos estatales enfrentan problemas, consecuencia de la irresponsabilidad con la que, gobiernos anteriores, contrajeron deudas, endeudamiento que para cualquier gobernante resulta, como medio para financiar un aumento en su gasto, menos incómodo que el aumento en el cobro de impuestos, lo cual, ante la tendencia, al parecer inevitable, hacia un gasto gubernamental cada vez mayor, hace del endeudamiento del gobierno una bomba de tiempo. En México sobran ejemplos.

Pero lo más grave no es la manera irresponsable en la que, por lo general, se contrae deuda gubernamental, sino que la misma se contrae, en muchos casos (¿qué porcentaje del total?), violando la Constitución, en cuyo artículo 73 leemos que “ningún empréstito podrá celebrase sino para la ejecución de obras que directamente produzcan un incremento en los ingresos públicos, salvo los que se realicen con propósitos de regulación monetaria, las operaciones de conversión y los que se contraten durante alguna emergencia declarada por el Presidente de la República” o, dicho de otra manera, solamente se podrá contraer deuda gubernamental para invertirla en proyectos productivos (algo muy distinto a simplemente gastarla) que, precisamente por serlo, generen los ingresos suficientes para, con parte de ellos, irla liquidando, salvo los tres casos de excepción ya señalados: regulación monetaria, operaciones de conversión, atención a emergencias.

¿Cuánta de la deuda gubernamental, tanto federal como estatal, está invertida en proyectos productivos, habiendo cumplido por ello con lo establecido en la Constitución? Consideremos el caso del Gobierno Federal, que habitualmente contrae deuda nueva para pagar deuda vieja, deuda vieja que, obviamente, no se invirtió productivamente, por lo que no generó ingresos con los que liquidarse, razón por la cual se contrae deuda nueva para pagarla, misma que, una vez más, no se invierte productivamente, y así una y otra vez, muestra de que en muchos casos la Constitución es letra muerta, lo cual en este caso es preocupante, porque lo que dice la Constitución al respecto del destino de la deuda gubernamental es correcto: debe invertirse productivamente, no gastarse improductivamente.

• Constitución • Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus