LUNES, 1 DE JUNIO DE 2015
La búsqueda de rentas, un deporte en México

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Es necesario corregir el mal arreglo institucional que permite a los buscadores de rentas moverse como pez en el agua, en especial en México. ¿Será capaz la nueva ley anti corrupción de hacerlo?”


En la ciencia económica se entiende por búsqueda de rentas (del inglés rent-seeking) la situación que se produce cuando un individuo, organización o empresa busca obtener ingresos captando renta económica a través de la manipulación o explotación del entorno político o económico, en lugar de obtener beneficios a través de transacciones económicas y generación de riqueza vía la producción de bienes y servicios con valor agregado.

La búsqueda de rentas se centra en los esfuerzos para captar privilegios especiales en monopolios, como la regulación gubernamental de la libre competencia de empresas; aunque el término se deriva de la práctica más antigua y establecida de apropiarse de una porción de la producción mediante la obtención de la propiedad o el control de la tierra.

La búsqueda de rentas por lo general implica la extracción de valor no recompensado a otros sin hacer ninguna contribución a la productividad, como obtener el control de tierras y otros recursos naturales preexistentes, o mediante la imposición de regulaciones onerosas u otras decisiones gubernamentales que puedan afectar a los consumidores o empresas. La acumulación de búsqueda de rentas puede imponer pérdidas sustanciales a la sociedad.

La búsqueda de rentas se centra en los esfuerzos para capturar privilegios de monopolio especiales, tales como la regulación gubernamental de los mercados libres. 

A los gobiernos, en especial al mexicano, le fascina “regular” a la libre empresa, pues de por medio hay millonarias mordidas y cochupos, todo claro en beneficio de la clase gobernante y política, jamás en beneficio de los consumidores soberanos. 

En la búsqueda de rentas o rent seeking abundan los ejemplos que incluyen, por ejemplo, algún cabildeo de agricultores que buscan la protección arancelaria o un grupo de presión de la industria del entretenimiento que tiene por objeto la ampliación del alcance del derecho de autor. Otro caso de búsqueda de rentas se suele asociar con los esfuerzos para causar una redistribución de la riqueza, por ejemplo cambiando la carga impositiva del gobierno o la asignación del gasto público. Aquí son verdaderos especialistas buscadores de rentas gobernadores, presidentes municipales, rectores universitarios, líderes agrícolas, sindicatos todopoderosos, funcionarios de paraestatales quebradas, secretarios de estado, empresas privadas que viven de la ubre gubernamental como constructoras, y un larguísimo etcétera de parásitos que viven a costa del Erario.

La economía mexicana está llena de buscadores de rentas. Sólo cheque el lector cómo el gremio de los taxistas ineficientes busca presionar al gobierno (para desaparecer a la competencia, según ellos desleal) ante una empresa innovadora como es el caso de Uber, que les está comiendo el mercado y demostrando lo ineficiente que es en general no sólo el servicio de taxis sino el transporte gubernamental en general. En el Estado de México ya lo lograron, el funesto gobernador Eruviel Ávila (gastalón y populista) prohibió que la empresa Uber diera servicio en dicho estado. Los perdedores, todos los consumidores mexiquenses que desean un mejor servicio de transporte alejado del súper regulado e ineficiente servicio de transporte público (en realidad transporte mega controlado por el gobierno), lo que incluye a los taxis convencionales (con controles gubernamentales de todo tipo, empezando por las tarifas). El “gober precioso” Eruviel, acabó jodiéndose a los mexiquenses. Curioso, Ávila prohíbe la libre competencia y les pide a los taxistas ser más eficientes en los servicios que prestan. Más zonzo no se puede ser, para que las empresas y organizaciones mejoren es crucial la libre competencia.

¿Otro caso reciente? Para variar en el Estado de México también. La constructora OHL tiene cola que le pisen y así lo demuestran videos y grabaciones. En colusión con funcionarios lograba contratos de obra pública inflados, cuyo enorme costo pagaremos todos los contribuyentes. Vaya, hasta vacaciones pagadas le ofrecía a los funcionarios mexiquenses coludidos. OHL es una empresa más que se colude con el gobierno para conseguir contratos jugosos, pero los buscadores de rentas abundan en el sector de la construcción, y todo por leyes y sanciones ineficientes y ridículas.

Y lo mismo con todos los parásitos que quieren que los mantengamos todos los que trabajamos duramente a través de nuestros ingresos (vía el pago de impuestos, desde luego). Hablo de los que quieren casas gratuitas, pensión alimenticia y de retiro, bequitas dizque para estudiar, subsidios y más subsidios a la ciencia, el arte y la cultura (en realidad muchos científicos, artistas, cineastas y escritores son verdaderos buscadores de rentas, viven de estirar la mano al gobierno y no se saben vender a los mercados, no entienden que la mejor ciencia, arte y cultura es la que se hace alejada de la teta gubernamental). 

Por ejemplo, los cineastas que triunfan en Hollywood no reciben subsidio gubernamental alguno; para triunfar en aquel mercado deben vender bien su arte y oficios al público. Si no pregúntenle a Alfonso Cuarón, que por cierto cuando regresa a México le sale lo parasitario y exige subsidios para el cine, aunque sea de mala calidad (y si es de buena calidad debe venderse al mercado, que sean los cinéfilos quienes decidan libremente si pagan o no por una producción cinematográfica).

Los mercados libres son superiores a los mercados regulados (ahí está el caso de Uber); lamentablemente el arreglo institucional deficiente de nuestras leyes provoca que los buscadores de rentas parasitarios se impongan y saquen beneficio chupándonos a todos los contribuyentes la sangre, vía impuestos y transferencias arbitrarias.

Es necesario corregir el mal arreglo institucional que permite a los buscadores de rentas moverse como pez en el agua, en especial en México. ¿Será capaz la nueva ley anti corrupción de hacerlo? Ojalá, por el bien de los que vivimos de nuestro trabajo duro y esfuerzo diario y jamás de la ubre gubernamental.

• Problemas económicos de México • Buscadores de rentas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus