Hablando en plata
Jun 25, 2015
Luis Pazos

De la democracia a la demagogia

Los gobiernos deben garantizar la paz, la justicia, la propiedad, la competencia y las libertades económicas, y no aprovechar la ignorancia de la gente para prometer todo.

Aristóteles advirtió que la democracia puede terminar en demagogia, con resultados parecidos a los de una dictadura u oligarquía. Esa predicción aristotélica se cumple al analizar lo que actualmente sucede en diferentes grados en Argentina, Brasil, Grecia, México, España y Venezuela, por poner algunos ejemplos. La degeneración de la democracia a demagogia es un peligro en todos los países democráticos, incluyendo EUA.

Candidatos y gobernantes, con tal de llegar o mantener el poder, cada día prometen más. No reparan en las impagables consecuencias en las finanzas públicas y en la reducción de libertades empresariales al presentar al Estado como un creador directo de empleos, educación, salud, viviendas y pensiones para todos, con tal de conseguir votos.

Los procesos inflacionarios, como el de Alemania en la segunda década del siglo XX, y las grandes recesiones, como la de Estados Unidos en la tercera década, son producto de manipulaciones en la cantidad de moneda en circulación o en las tasas de interés, para que los gobernantes, sin tener recursos reales, creen empleos o incentiven el crecimiento.

El principio democrático olvidado es el de un gobierno limitado, subsidiario, que hace la diferencia con los gobiernos totalitarios de las dictaduras, oligarquías y demagogias. Un gobierno democrático crea las condiciones de paz, seguridad jurídica y justicia, para que los ciudadanos generen innovaciones, empleos, salubridad, escuelas, viviendas y bienestar, pero cuando los gobernantes se presentan como garantizadores de empleos, altos salarios y pensiones para todos, llegamos a situaciones como la que actualmente atraviesa Grecia y viven cotidianamente, en mayor o menor grado, los países Iberoamericanos.

Los gobiernos deben garantizar la paz, la justicia, la propiedad, la competencia y las libertades económicas y no, aprovechar la ignorancia de la mayoría sobre las políticas económicas demagógicas, para prometer todo, a costa de generar una crónica inestabilidad económica y paulatina pérdida de las libertades de producir, comercializar y consumir, al concentrar el Estado poder económico y político con la excusa de crear y repartir riqueza.

• Populismo • Demagogia • Democracia


Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los dos enemigos del pueblo son los criminales y el gobierno. Atemos al segundo con las cadenas de la Constitución para que no se convierta en la versión legalizada del primero.

Thomas Jefferson
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Tasa de interés
Ricardo Valenzuela
• El gran engaño del mundo
Manuel Suárez Mier
• Suprema Corte y elecciones en EU
Arturo Damm
• Estado de chueco
Asael Polo Hernández
• La necesidad de las quiebras empresariales
Arturo Damm
• Ahorro