MARTES, 14 DE JULIO DE 2015
Dos tragedias

¿Usted participará en la consulta sobre la construcción del nuevo aeropuerto en la ciudad de México?
No



“Si imprimir dinero ayudase a la economía, falsificar moneda debería ser legal.”
Brian Wesbury

Isaac Katz







“La corrupción, ese cáncer que nos está matando, no es cultural y su combate no pasa a través de "domar la condición humana".”


Primera tragedia:

Al momento de escribir este artículo aun no había un acuerdo entre Grecia y los demás países que conforman la Unión Europea y al parecer no lo habrá antes del miércoles. El escollo para lograrlo es la desconfianza que tienen varios gobiernos de Tsipras, el primer ministro griego, sobre su capacidad e intención de instrumentar las condiciones impuestas para otorgar un tercer rescate que se estima sea por alrededor de 80 mil millones de euros en un plazo de tres años, incluyendo uno por 15 mil millones para los próximos dos meses dadas las obligaciones financieras que Grecia tiene que cumplir, incluyendo el pago por tres mil millones el 20 de julio al Banco Central Europeo.

Después del referéndum del pasado 5 de julio en el cual 61% de los votantes dijeron que no a las propuestas de la Troika Tsipras, con el aval del parlamento griego, presentó una propuesta que era prácticamente igual a la que se había rechazado pero ésta ha sido considerada como insuficiente. Varios gobiernos europeos ahora insisten en medidas más rigurosas en materia de impuestos, gasto público, privatizaciones, pensiones, regulación del mercado laboral y corrupción. Inclusive el gobierno de Finlandia, con una posición aún más dura que la de Merkel, insiste en que el parlamento griego debe aprobar todo un paquete legislativo en estas materias, lo cual me parece imposible de lograr.

De no llegar a un acuerdo rápidamente, no habrá más alternativa para Grecia que salir de la zona euro. De suceder, el camino es sumamente complicado. Primero, los bancos griegos, al perder la línea de liquidez con el BCE, quebrarían; el choque monetario  sería de tal magnitud que la economía entraría rápidamente en una profunda recesión. Mientras emiten su nueva moneda, el gobierno tendría que emitir pagarés (IOUs) para pagarle a sus empleados y cubrir las pensiones. Por otra parte, el gobierno griego caería en un default total sobre su deuda lo que lo sacaría del mercado financiero internacional por un largo periodo, además de las pérdidas en las que incurrirían los poseedores de bonos griegos.

La tragedia griega continúa. Esta semana sabremos el desenlace.

Segunda tragedia:

Joaquín, el Chapo, Guzmán se escapó a través de un túnel de 1500 metros de longitud equipado con ventilación, energía eléctrica, un riel y una motocicleta. Hubo que excavar 2,040 metros cúbicos de tierra y "nadie" se dio cuenta.

Obviamente es una tragedia que el Chapo, considerado como uno de los más  peligrosos criminales en el mundo se haya escapado de una prisión de alta seguridad (la segunda vez que lo hace) emulando a Houdini, el gran escapista del siglo pasado o, como The Economist lo puso, un escape que envidiaría Steve McQueen (el protagonista de la película "El Gran Escape"; se las recomiendo).

La gran tragedia, sin embargo, es que el escape del Chapo evidencia, una vez más, la tremenda corrupción que impera en nuestro país. Simplemente no es posible la construcción del túnel sin la "colaboración" de ciertas autoridades. No es posible que los encargados de la seguridad en México no hayan detectado o, peor aún, haya hecho caso omiso del tuit que envió el hijo del Chapo, Iván Guzmán, el 6 de julio: "Todo llega para quien sabe esperar".

La corrupción, ese cáncer que nos está matando, no es cultural y su combate no pasa a través de "domar la condición humana". Mientras no construyamos un tinglado sólido que combata efectivamente este flagelo, seguiremos viviendo una tragedia.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus