MARTES, 4 DE AGOSTO DE 2015
Depreciación, reservas e intervención (II)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Qué rayos significa garantizar “el funcionamiento ordenado del mercado cambiario”?”


Del 2 de enero al 10 de marzo el tipo de cambio (a la venta en ventanilla bancaria) se depreció 5.0 por ciento: pasó de 15.15 a 15.90 pesos por dólar, en su momento el segundo máximo histórico en lo que iba del año, razón por la cual el 11 de marzo la Comisión de Cambios anunció que, con el fin de “prevenir que presiones adicionales pudiesen perturbar el funcionamiento ordenado del mercado cambiario”, el Banco de México continuaría subastando diariamente 200 millones de dólares a un tipo de cambio mínimo de 1.5 por ciento superior al tipo de cambio Fix del día hábil anterior y que, adicionalmente, se iniciaría, sin precio mínimo, una subasta diaria de 52 millones de dólares, todo ello con el fin de contener, aumentando la oferta de dólares en el mercado cambiario, la depreciación del peso frente al dólar.

¿Cuál fue el resultado de tales subastas? Entre el 11 de marzo y el 30 de julio el tipo de cambio pasó de 15.90 a 16.60 pesos por dólar. La depreciación fue del 4.4 por ciento y el jueves pasado se alcanzó un nuevo máximo histórico, el doceavo del año, lo cual llevó a la Comisión de Cambios a recetar, literalmente, más de lo mismo. Primero: del 31 de julio al 30 de septiembre “se incrementa de 52 a 200 millones de dólares el monto a ofrecer en la subasta sin precio mínimo”. Segundo: respecto a las subastas con precio mínimo “se mantiene el monto de 200 millones de dólares, pero a partir del 31 de julio el precio mínimo será el equivalente al tipo de cambio FIX determinado el día hábil anterior incrementado en 1% (anteriormente era 1.5 por ciento)”.

Hay que tener claro que el fin de estas medidas no es, ni mantener una paridad fija, ni conseguir una depreciación predeterminada, mucho menos una cierta apreciación del peso frente al dólar, sino garantizar “el funcionamiento ordenado del mercado cambiario”, momento de preguntar, y ello ¿qué rayos significa?

Continuará.

• Problemas económicos de México • Tipo de cambio

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus