VIERNES, 8 DE ENERO DE 2016
Tipo de cambio, más de lo mismo (II)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Las presiones sobre el tipo de cambio peso-dólar no sólo no han cedido, sino que se han intensificado. ¿Por qué?”


En 2013 el peso se depreció 2.6 por ciento frente al dólar, depreciación que podemos calificar de normal. En 2014 la depreciación resultó del 12.5 por ciento que, comparada con lo sucedido en años anteriores, podemos calificar de acelerada, al grado de que dio como resultado la intervención del Banco de México en el mercado cambiario. En 2015 la depreciación acelerada del peso frente al dólar continuó y resultó del 16.3 por ciento.

A lo largo de las tres primeras jornadas cambiaras de este enero el tipo de cambio aumentó, con relación al del 31 de diciembre del 2015, 1.1 por ciento. Pasó de 17.2487 pesos por dólar a 17.4411 (6 de enero), algo que a muchos ha llamado la atención. ¡Depreciación del 1.1 por ciento en solamente tres jornadas! ¿Algo fuera de lo normal? Comparemos.

Durante las tres primeras jornadas cambiaras del 2015, hace un año, el tipo de cambio FIX pasó de 14.7414 pesos por dólar (el 31 de diciembre del 2014) a 14.8479 tres jornadas cambiaras después (el 6 de enero del 2105), lo cual dio como resultado una depreciación del 0.7 por ciento.

La depreciación del peso durante la tres primeras jornadas cambiarias de este 2016 (1.1 por ciento) resultó 57.1 por ciento mayor que la depreciación a lo largo de las tres primeras jornadas cambiarias del año pasado (0.7 por ciento), lo cual muestra que las presiones sobre el tipo de cambio peso - dólar no sólo no han cedido, sino que se han intensificado. ¿Por qué? Porque la causa de la depreciación sigue presente: la expectativa de una nueva alza en la tasa de interés de referencia en los EUA, sin saber, ni cuándo, ni en cuánto, lo cual genera incertidumbre y, por ello, especulación cambiaria, tal y como ha sucedido desde mediados del 2014, y tal y como seguirá sucediendo mientras se tenga la expectativa de alzas en las tasa de EUA, pero sin que se sepa, ni cuándo, ni en cuánto. Más de lo mismo.

• Tipo de cambio

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus