JUEVES, 4 DE FEBRERO DE 2016
Deuda pública, luz roja (II)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El gobierno, ¿cumple, en materia de deuda, con la Constitución?”


De las cuatro posibles fuentes de financiamiento del gasto gubernamental –los impuestos, la deuda, la producción de dinero y la venta de activos– deben ser los impuestos y la deuda las fuentes ordinarias de financiamiento, la producción de dinero debe estar prohibida (tal y como afortunadamente lo está en México), y la venta de activos (misma que supone que el gobierno tiene activos y que los puede vender), por su propia naturaleza (cada activo puede venderse una sola vez), es una fuente extraordinaria de financiamiento del gasto del gobierno.

Los impuestos y la deuda deben ser las fuentes ordinarias del financiamiento del gasto gubernamental, pero cada una de ellas debe cumplir una condición irrenunciable. Impuestos: deben ser indirectos, es decir, a la compra de bienes y servicios, no directos, no a la generación de ingreso. Deuda: puede contraerse si, y solo si, los recursos así obtenidos se invierten productivamente, de tal manera que se usen para la producción de bienes y servicios, por los cuales los consumidores están dispuestos a pagar un precio, lo cual le permite al gobierno generar ingresos con los cuales pagar lo que debe.

Con relación a los impuestos, en la Constitución (Art. 31) se dice que éstos deberán cobrarse “de la manera proporcional y equitativa que dispongan las leyes”, ¡y nada más! Nada referente a los impuestos indirectos, a los impuestos a la compra de bienes y servicios, a los impuestos llamados “al consumo”.

En lo que a la deuda se refiere en la Constitución (Art. 73) leemos que “ningún empréstito podrá celebrarse sino para la ejecución de obras que directamente produzcan un incremento en los ingresos públicos…”, lo cual es correcto y nos lleva a preguntar si la deuda pública en general, y la del Gobierno Federal en particular, cumple con este requisito constitucional. Ojo, ¡constitucional! Si así fuera dicha deuda no significaría, ni un problema, ni un motivo de preocupación. El gobierno, ¿invierte productivamente sus pasivos? El gobierno, ¿cumple, en materia de deuda, con la Constitución?

Continuará.

• Política fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus