MARTES, 1 DE MARZO DE 2016
Déficit comercial, ¿malo? (II)

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad

Arturo Damm
• Causa objetiva, razón subjetiva

Víctor Hugo Becerra
• Lula sigue siendo un ladrón


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Si el superávit es bueno, ¿el mayor superávit posible no será lo mejor? Claramente la respuesta es no.”


Durante enero las exportaciones de productos mexicanos al extranjero sumaron 24,536 millones de dólares, las importaciones de mercancías del extranjero hacia México alcanzaron los 27,977 millones, lo cual dio como resultado, en la balanza comercial, un déficit por 3,441 millones de dólares, déficit que para muchos es un mal que, como tal, debería corregirse, hasta llevar el péndulo al otro extremo, el del superávit comercial. ¿Realmente lo deseable es el superávit (exportar más de lo que se importa) y lo indeseable el déficit (importar más de lo que se exporta)? No, claro que no, por más connotaciones positivas que tenga la palabra superávit y negativas que tenga el vocablo déficit.

Para empezar a entender por qué, si tuviéramos que escoger entre déficit o superávit, lo correcto sería escoger el primer y no el segundo, llevemos el argumento a favor del superávit al extremo: si exportar más de lo que se importa es bueno, lo mejor sería exportar todo lo que se produce en el país y no importar nada de lo que se produce en el extranjero. Así obtendríamos el mayor superávit posible, y pongo un ejemplo numérico.

Supongamos que toda la producción realizada en el país equivale a 1,000 dólares. ¿Qué se requiere para conseguir el mayor superávit posible? Exportar toda la producción e importar nada. Así las cosas, ¿cuál es el mayor superávit posible? 1,000 dólares. Pero si exportamos todo lo que producimos e importamos nada (condición necesaria para alcanzar el mayor superávit posible), ¿con qué bienes y servicios vamos a satisfacer nuestras necesidades si lo vendemos todo y compramos nada? Si el superávit es bueno, ¿el mayor superávit posible no será lo mejor? Claramente la respuesta es no. Pero el superávit, sin llegar al extremo de su maximización, ¿sigue siendo bueno?

Recordemos que con lo que exportamos satisfacen sus necesidades los extranjeros, y que con lo que importamos las satisfacemos nosotros. Para nosotros, ¿qué es más importante, exportar o importar? Si tuviéramos que elegir una de las dos, ¿cuál sería?

Continuará.

• Globalización / Comercio internacional • Cultura económica • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus