Pesos y contrapesos
Mar 14, 2016
Arturo Damm

Consumo y crecimiento, ¿relación causal? (I)

Comienzo por los números, analizando y comparando el comportamiento del consumo privado y de la actividad económica.

Comienzo por los números, analizando y comparando el comportamiento del consumo privado (que mide el gasto de las familias, residentes en el país, en la compra de bienes y servicios de consumo, tanto nacionales como importados, exceptuando las compras de viviendas y objetos valiosos, por lo que es un buen indicador del consumo familiar) y de la actividad económica (utilizando para ello el Indicador Global de la Actividad Económica, el IGAE, que muestra el comportamiento de la producción de bienes y servicios, con la ventaja de que se publica mensualmente, mientras que el Producto Interno Bruto, el PIB, se publica trimestralmente, por lo que el IGAE es un indicador más oportuno), y analizo dicho comportamiento tomando en cuenta el crecimiento promedio mensual, en términos anuales (comparando cada mes con el mismo mes del año anterior), para 2013, 2014 y 2015.

En el 2013, primer año del gobierno de Peña Nieto, el crecimiento promedio mensual de la producción de bienes y servicios, en términos anuales, fue del 1.4 por ciento. En 2014 fue del 2.1, 50.0 por ciento mayor, y en 2015 fue del 2.5, 19.0 por ciento mayor que en el 2014 y 78.6 por ciento mayor que en el 2013. Cada año, del 2013 al 2015, la producción de bienes y servicios registró una tasa de crecimiento, promedio mensual, en términos anuales, cada vez mayor.

En el 2013 el crecimiento promedio mensual del consumo privado, en términos anuales, fue del 2.2 por ciento. En 2014 fue del 2.0, 9.1 por ciento menor, y en 2015 fue del 3.5, 75.0 por ciento mayor que en 2014 y 59.1 mayor que en 2013, habiendo sido, el del 2015, el mejor resultado de los tres primeros años del sexenio peñista.

Comparemos. En 2015, en promedio mensual, y en términos anuales, la producción de bienes y servicios creció 2.5 por ciento, mientras que el consumo privado lo hizo al 3.5 por ciento. El segundo creció 40.0 por ciento más que el primero. Hasta aquí los números.

Continuará.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• La otra tragedia
Arturo Damm
• Estado de chueco
Manuel Suárez Mier
• Relaciones externas en 2020
Arturo Damm
• Para reactivar la economía