Pesos y contrapesos
Mar 18, 2016
Arturo Damm

Consumo y crecimiento, ¿relación causal? (V)

La receta keynesiana supone que el gobierno gaste más sin que nadie más gaste menos, para lo cual ese mayor gasto debe financiarse, no con impuestos, tampoco con deuda, sino con producción de dinero.

Ante el relativamente buen comportamiento del consumo (crecimiento del 2.2, 2.0 y 3.5 por ciento en 2013, 2014 y 2015), hay quienes afirman que el mismo ha sido el motor del crecimiento de la economía (1.4, 2,1 y 2.5 por ciento en 2013, 2014 y 2015), lo cual es falso: la demanda, compra y consumo de mercancías no es la causa del crecimiento de la economía, que se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, por el comportamiento de la creación de riqueza, que consiste en los satisfactores con los que satisfacemos nuestras necesidades, no en el dinero, que es el medio de intercambio de la riqueza, pero no riqueza.

La causa del crecimiento de una economía, de la producción de bienes y servicios, de la creación de riqueza, es la inversión directa, los gastos destinados a producir más y mejor. La demanda, venta y consumo son condiciones necesarias, más no suficientes, para la producción, oferta y venta de satisfactores (véase la tercera entrega de esta serie). Pensar que son suficientes puede llevar a la práctica de la receta keynesiana: mayor gasto del gobierno, con la intención de generar más demanda, que a su vez ocasionará más producción y, por lo tanto, mayor crecimiento, como si entre lo primero (mayor gasto del gobierno) y lo último (mayor crecimiento de la economía, es decir, mayor producción de bienes y servicios), existiera una relación causal, misma que, por todo lo explicado en esta serie, no existe, sin olvidar este detalle: la receta keynesiana supone que el gobierno gaste más sin que nadie más gaste menos, para lo cual ese mayor gasto debe financiarse, no con impuestos, tampoco con deuda, sino con producción de dinero, siendo que la misma, cuando tiene lugar con la intención de financiar cualquier gasto, es un fraude que ocasiona inflación, la pérdida del poder adquisitivo de los consumidores y, más importante, de los ahorradores, ahorro que es el primer paso (irremplazable) en el camino del progreso económico.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los dos enemigos del pueblo son los criminales y el gobierno. Atemos al segundo con las cadenas de la Constitución para que no se convierta en la versión legalizada del primero.

Thomas Jefferson
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Ricardo Valenzuela
• El gran engaño del mundo
Manuel Suárez Mier
• Suprema Corte y elecciones en EU
Arturo Damm
• Estado de chueco
Asael Polo Hernández
• La necesidad de las quiebras empresariales
Arturo Damm
• Ahorro
Arturo Damm
• Del gasto gubernamental