JUEVES, 24 DE MARZO DE 2016
Contaminación y derechos (II)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El interés de la mayoría debe estar sobre el interés de la minoría, pero nunca sobre los derechos individuales. El "Hoy no circula", ¿lo respeta?”


En el artículo cuarto de la Constitución se afirma que “toda persona tiene derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar”, que “el Estado garantizará el respeto a este derecho”, y que “el daño y deterioro ambiental generará responsabilidad para quien lo provoque en términos de lo dispuesto por la ley.” Dada la contingencia ambiental de la semana pasada, ¿demandamos al Estado, que para todo efecto práctico es el gobierno de la Ciudad de México, incapaz de garantizarnos ese (¿aparente?) derecho? Además, ¿exigimos que se responsabilicen a quienes provocaron la contingencia ambiental, que ocasionó el perjuicio ambiental, que originó la violación del derecho al medio ambiente sano? Demandar al gobierno de la Ciudad de México, responsable de garantizar el derecho al medio ambiente sano, supondría dos cosas. Primera: que reparara el daño causado a las víctimas de la contingencia ambiental, lo cual supondría identificarlas y cuantificar el daño. Segundo: que se le castigara por el incumplimiento de su obligación, que conforme a la Constitución está muy clara: garantizar el respeto al derecho al medio ambiente sano. Todo ello, ¿tendrá lugar?

La reacción del gobierno de la Ciudad de México, ante la contingencia ambiental, fue prohibir la circulación de ciertos automóviles, ciertos días de la semana, lo cual viola el derecho a la libertad individual y a la propiedad privada, derecho a la propiedad que es el derecho a la libertad para usar, disfrutar y disponer de lo nuestro según nos plazca o convenga (automóvil incluido), con un solo límite: que al hacerlo respetemos los derechos de los demás, entre los cuales se cuenta, según la Constitución, el (¿ilusorio?) derecho al medio ambiente sano. ¿Qué supondría el respeto a ese derecho? Que nadie realizara ninguna actividad contaminante. ¿Es posible? ¿Es deseable? Ese derecho, ¿es un derecho verdadero o se trata de un falso derecho?

Para terminar: el interés de la mayoría debe estar sobre el interés de la minoría, pero nunca sobre los derechos individuales. El Hoy no circula, ¿lo respeta?

• Externalidades / bienes públicos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus