LUNES, 11 DE ABRIL DE 2016
Precios: El caso Uber

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“Los pobres nos facilitan el acceso al Cielo. Ya desde ahora son el tesoro de la Iglesia. Nos muestran la riqueza que no se devalúa nunca, la que une la Tierra y el Cielo, y por la que verdaderamente vale la pena vivir: el amor.”
Papa Francisco


Más artículos...
Luis Pazos
• México en el Índice de Progreso Social

Arturo Damm
• Economía y moral

Ricardo Valenzuela
• Moral, el árbol que da moras

Arturo Damm
• Reloj legislativo, artimaña

Víctor Hugo Becerra
• Bolivia: Cinco lecciones para México y América Latina

Arturo Damm
• El mundo laboral

Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Por qué la reacción de Uber ante el Hoy No Circula y el Doble Hoy No Circula, generalizados, fue la correcta, en beneficio, ni más ni menos, que de los consumidores, aunque esta afirmación parezca, a primera vista, un enorme despropósito.”


Increíbles las tonterías que se han dicho porque, ante el Hoy No Circula y el Doble Hoy No Circula, generalizados, Uber aumentó sus precios, en algunos momentos de manera considerable, lo cual desató las quejas de consumidores y las críticas de líderes de opinión, algunos de los cuales demandaron la intervención del gobierno para imponer precios máximos (por arriba de los cuales no debe ofrecerse el servicio), demanda que es consecuencia de la ignorancia en materia de economía, ignorancia que es la peor consejera a la hora de poner en práctica políticas públicas, como lo sería la de la manipulación gubernamental de precios.

Dedicaré éste, y los próximos cuatro Pesos y Contrapesos, a explicar por qué la reacción de Uber ante el Hoy No Circula y el Doble Hoy No Circula, generalizados, fue la correcta, en beneficio, ni más ni menos, que de los consumidores, aunque esta afirmación parezca, a primera vista, un enorme despropósito. No lo es, y comienzo citando, de su imprescindible libro Ensayo sobre la Naturaleza y Significación de la Ciencia Económica, a Lionel Robbins: “La Economía (se refiere a la ciencia económica), lejos de sostener que existe una armonía de fines (…), nos hace ver en toda su amplitud ese conflicto de elección, característica permanente de la existencia humana. El economista es un trágico de verdad”, y lo es porque la economía (y me refiero, no a la ciencia económica, sino a la condición económica del ser humano) es trágica: no todo alcanza para todos, menos en las cantidades que cada uno quisiera, y mucho menos gratis, tal y como lo comprobamos recientemente, ¡uno entre muchos otros ejemplos!, con el caso del aumento en los precios de Uber, aumento que tuvo su origen, no en el afán de Uber de exprimir al máximo el bolsillo de los usuarios del servicio, sino en los cambios en la oferta y la demanda, en las nuevas condiciones del mercado, que ocasionó el Hoy No Circula y el Doble Hoy No Circula, generalizados.

Continuará.

• Cultura económica • Control de precios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus