JUEVES, 28 DE ABRIL DE 2016
Libre comercio, ¿en serio?

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“Los pobres nos facilitan el acceso al Cielo. Ya desde ahora son el tesoro de la Iglesia. Nos muestran la riqueza que no se devalúa nunca, la que une la Tierra y el Cielo, y por la que verdaderamente vale la pena vivir: el amor.”
Papa Francisco


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¡Peligra la economía de mercado!

Arturo Damm
• Guardar la Constitución

Luis Pazos
• México en el Índice de Progreso Social

Arturo Damm
• Economía y moral

Ricardo Valenzuela
• Moral, el árbol que da moras

Arturo Damm
• Reloj legislativo, artimaña

Víctor Hugo Becerra
• Bolivia: Cinco lecciones para México y América Latina


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“No confundamos comercio menos sometido, a las intervenciones mercantilistas y proteccionistas del gobierno, con comercio verdaderamente libre.”


No son pocos los convencidos de que México es ejemplo de libre comercio, de entrada, por la cantidad de tratados que ha negociado y puesto en práctica, 11 con 46 países, siendo el más importante, por mucho, el TLC con Estados Unidos y Canadá.

Sin embargo, México dista mucho de ser ejemplo de libre comercio, sobre todo si por ello entendemos verdadero libre comercio y no, tal y como ha sucedido, un comercio internacional menos sometido, pero todavía muy sometido, a las intervenciones mercantilistas y proteccionistas del gobierno, como lo es el mexicano, y como seguramente lo seguirá siendo.

El libre comercio supone un marco institucional (reglas del juego, sobre todo las normas legales) que, reconociendo plenamente y garantizando jurídicamente la libertad individual y la propiedad privada de los agentes económicos, permite que sean los consumidores, comprando o dejando de comprar, quienes determinen la composición (el qué) y el monto (el cuánto) de las importaciones, sin ningún tipo de intervención del gobierno, intervención que puede ser, desde la prohibición para importar (X no entra), pasando por la imposición de cuotas a la importación (X entra solamente en la cantidad Y), hasta llegar al arancel (X entra pagando un impuesto de Y). Centro la atención en este último punto, el del arancel, el del impuesto con el que el gobierno grava las importaciones.

¿Cuántas fracciones arancelarias hay en México? Una fracción arancelaria es el código numérico homologado, entre los países de la Organización Mundial de Aduanas, para identificar las mercancías objeto del comercio internacional, a fin de poder, entre otros fines, imponer aranceles. De todas las fracciones arancelarias, en México, ¿en cuántas se cobra el arancel a la importación? Para darse una idea consulte la información aquí http://www.siicex-caaarem.org.mx/ y, habiéndolo hecho, pregúntese si, con tal cantidad de fracciones arancelarias, y con tal cantidad de aranceles a la importación, podemos hablar de verdadero libre comercio. ¿Podemos? ¿Debemos?

No confundamos comercio menos sometido, a las intervenciones mercantilistas y proteccionistas del gobierno, con comercio verdaderamente libre.

• Globalización / Comercio internacional • Libertad económica • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus