VIERNES, 27 DE MAYO DE 2016
¿Ayudar a los lecheros?

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El gobierno, ¿no debe echarles la mano a los productores de leche que se han visto afectados por la apertura comercial, por ejemplo, comprándoles lo que los consumidores nacionales no están dispuestos a comprarles?”


En la página electrónica de Capital México leímos lo siguiente: “Ante la apertura comercial que México ha experimentado en los últimos años, el sector lechero nacional se ha visto afectado, al perder entre 8 mil 500 a 9 mil millones de pesos al año, (y) es por ello que productores hacen un llamado al gobierno Federal para que aumente el presupuesto de Liconsa y con ello se incremente la compra del producto lácteo”, lo cual se haría con cargo a los contribuyentes, para mantener productores improductivos, algo que por ningún motivo debe suceder.

Lo que hay que entender es que el fin del libre comercio es importar todo aquello que, importado, pueda ofrecerse a un precio menor que la producción nacional, en beneficio de los consumidores nacionales, ya se trate bienes de consumo final, ya de factores de la producción. Esas importaciones tienen un doble efecto. Primero: disminuyen la escasez que enfrentan los consumidores (dados menores precios con la misma cantidad de dinero compran más bienes) aumentando su bienestar (dado que compran más bienes disponen de más satisfactores). Segundo: somete a los productores nacionales a la disciplina de una mayor competencia (la que traen consigo las importaciones), obligándolos a volverse más productivos (reducir costos de producción) y más competitivos (capaces de ofrecer a menor precio). Alguno de estos dos efectos del libre comercio y las importaciones, ¿tiene algo de malo?

¿Y qué debe pasar con los productores nacionales que no puedan enfrentar con éxito la competencia de las importaciones? Que se dediquen a alguna otra actividad económica, en la cual sí sean suficientemente productivos y competitivos. El gobierno, ¿no debe echarles la mano, por ejemplo, comprándoles lo que los consumidores nacionales no están dispuestos a comprarles? No, por dos razones: 1) para comprarles el gobierno debe echar mano de los impuestos, con lo cual obliga a los contribuyentes a hacer algo que, como consumidores, no están dispuestos a hacer; 2) el gobierno mantiene, ¡literalmente!, productores improductivos. Lo primero es injusto. Lo segundo ineficaz.

• Buscadores de rentas • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus