MIÉRCOLES, 22 DE JUNIO DE 2016
¿Cómo va la economía? (III)

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“La barrera infranqueable del ejercicio de los derechos de cada cual deben ser los derechos de los demás, que nos imponen el deber de respetarlos, deber que debemos asumir libremente. El que no todos estén dispuestos a asumirlo es la razón de ser del Estado.”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• La notoria Greta

Arturo Damm
• Desconfianzas

Luis Pazos
• Ejército: caudillista o constitucional

Arturo Damm
• Inversiones, mal

Ricardo Valenzuela
• Coup d’etat financiero mundial (II)

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Isaac Katz
• ¿Y ahora?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Hay motivos de preocupación o, por el contrario, hay razones para el optimismo?”


Dado que la Economía Mexicana (así, con mayúsculas) es una abstracción, y que lo que verdaderamente existe son las actividades de los agentes económicos individualmente considerados, es que a la pregunta “¿Cómo va la Economía Mexicana?” hay que responder con este cuestionamiento: “¿Cómo te está yendo a ti en tu actividad económica?” Sin embargo, a los economistas nos hacen una y otra vez la misma pregunta: “¿Cómo va la Economía Mexicana?”, y quien la hace no quiere que se le responda con otra pregunta: “¿Cómo te está yendo a ti en tu actividad económica?”

La típica conferencia Realidad y Expectativas Económicas tiene como objeto de análisis y proyección a la Economía Mexicana (así, con mayúsculas), y se centra la atención en el trayecto y la tendencia de los principales agregados macroeconómicos, comenzando con el (lógicamente) más socorrido, el PIB. Dicho lo anterior hagamos la pregunta: ¿Cómo va la Economía Mexicana? ¿Hay motivos de preocupación o, por el contrario, hay razones para el optimismo? Comienzo la respuesta (lógicamente) con el PIB, la producción de bienes y servicios para el consumo final.

Durante el primer trimestre del 2015, en términos anuales, el PIB creció 2.6 por ciento[1]. Un año después, entre enero y marzo pasados, lo hizo al 2.6 por ciento. No hubo mejora. Mal. A lo largo del último trimestre del 2015 el crecimiento del PIB fue de 2.4 por ciento. Un trimestre después, durante el primer de 2016, fue del 2.6 por ciento. Sí hubo mejora. Bien.

Continúo con la inflación. De enero a mayo del 2015 la inflación acumulada fue del menos 0.25 por ciento. Un año después, entre enero y mayo del 2016, fue del 0.20 por ciento. Repuntó. Mal. En diciembre fue del 2.31 por ciento. Cinco meses después, en mayo pasado, fue del 2.60 por ciento. Repuntó. Mal.

De las cuatro comparaciones hechas, en tres el resultado es malo, y solo en una es bueno. ¿Cómo va la Economía Mexicana? ¿Hay motivos de preocupación?

Continuará.



[1] Utilizo las cifras originales.
• Cultura económica • Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus