JUEVES, 7 DE JULIO DE 2016
Inflación subyacente, la importante (IV)

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“La barrera infranqueable del ejercicio de los derechos de cada cual deben ser los derechos de los demás, que nos imponen el deber de respetarlos, deber que debemos asumir libremente. El que no todos estén dispuestos a asumirlo es la razón de ser del Estado.”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• La notoria Greta

Arturo Damm
• Desconfianzas

Luis Pazos
• Ejército: caudillista o constitucional

Arturo Damm
• Inversiones, mal

Ricardo Valenzuela
• Coup d’etat financiero mundial (II)

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Isaac Katz
• ¿Y ahora?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La inflación subyacente, comparada con la inflación general, nos proporciona una mejor imagen de la tendencia de la inflación.”


En 2015 la inflación fue del 2.13 por ciento. Según la última Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, que levanta el Banco de México, terminaremos este 2016 con una inflación del 3.10 por ciento, 45.5 por ciento mayor que la del 2015.

Independientemente de que se cumpla la expectativa, es un hecho que del 2.13 por ciento de inflación en diciembre pasado, mínimo histórico hasta hoy, terminamos mayo en 2.60 (hoy se conocerá la cifra de junio), lo cual dio como resultado un repunte del 22.1 por ciento. Sí, la inflación se mantiene por debajo de la meta permanente de inflación (3.00 por ciento, más menos un punto porcentual), pero el repunte está allí, y la expectativa es del 3.10 para 2016.

Las autoridades monetarias reconocen que “la inflación general anual se mantiene a niveles inferiores a la meta permanente, si bien la variación anual del índice subyacente ha continuado mostrando una tendencia a la alza, situándose en la primera quincena de junio en niveles cercanos a 3 por ciento”. La inflación subyacente se calcula eliminando de la inflación general, medida por el Indice Nacional de Precios al Consumidor, los bienes y servicios cuyos precios tienen un comportamiento volátil, así agrupados por el Banco de México: precios de bienes agropecuarios, precios de energéticos, tarifas autorizadas por el gobierno. La inflación subyacente, comparada con la inflación general, nos proporciona una mejor imagen de la tendencia de la inflación. Lo ideal es que la inflación subyacente se ubique por debajo de la general, porque ello puede “jalarla” a la baja.

En diciembre la inflación general fue del 2.13 y la subyacente del 2.41 por ciento. En mayo la primera fue de 2.60 y la segunda 2.93 por ciento. De diciembre a mayo la inflación subyacente mantuvo una tendencia a la alza. De enero a mayo solamente en febrero resultó menor que la general, y de marzo a mayo resultó cada vez mayor: 6.2, 11.4 y 13.0 por ciento, respectivamente.

Continuará.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus