MARTES, 2 DE AGOSTO DE 2016
Gasolinazo, ¿por qué? (II)

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Venenosa propaganda en Chile

Arturo Damm
• IED, de mal en peor

Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Por qué? Porque el gobierno quiere y puede.”


En lo que va del año el precio de la gasolina Premium ha aumentado 5.6 por ciento y el de la Magna 6.1. En lo que va del año se ha acumulado en México una inflación (según estimación propia, ya que todavía no conocemos los datos para julio) del 0.36 por ciento. En lo transcurrido del año el precio de la Premium ha aumentado 16.4 veces más que la inflación. El de la Magna 16.9 veces. ¿Por qué? Muy sencillo: porque el gobierno quiere (dado que lo necesita) y porque el gobierno puede (dada la baja elasticidad precio de la demanda de gasolinas). Vamos por partes.

Para este 2016 el Congreso de la Unión aprobó que los precios de las gasolinas fluctúen más menos 3.00 por ciento con relación al precio máximo alcanzado en el 2015, que fue de 14.41 pesos para la Premium y 13.57 para la Magna. Lo anterior quiere decir que el precio mínimo y máximo al que se puede ofrecer la gasolina Premium este año es, respectivamente, 13.98 y 14.84 pesos. En el caso de la Magna: 13.16 y 13.98 pesos. Hoy la Premium se ofrece a 14.81 pesos el litro (solamente tres centavos por debajo del precio máximo permitido: 14.84) y la Magna a 13.96 (únicamente dos centavos por debajo del máximo precio aprobado por el Congreso de la Unión).

El precio mínimo al que se podría haber ofrecido la Premium es de 13.98, precio con el cual iniciamos el año, y que resultó insostenible. Por su parte, para la Magna dicho precio mínimo podría haber sido 13.16, el mismo con el que comenzamos el año y que, al igual que en el caso del precio de la Premium, resultó insostenible. Hoy pagamos la Premium y la Magna, respectivamente, 5.9 y 61 por ciento más caras en comparación con lo que pagábamos el 1 de enero. ¿Por qué? Porque el gobierno quiere (ya que lo necesita) y puede (ya que la mayoría de los consumidores pagamos el mayor precio).

Continuará.

• Reforma energética • Gasolina • Monopolios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus