El Econoclasta
Sep 19, 2016
Isaac Katz

Libertad económica

Claramente no somos un país en donde impere la libertad económica y las consecuencias allí están: un desempeño económico mediocre.

Una de las condiciones necesarias para que un país se desarrolle es que los agentes económicos privados gocen de libertad. En una economía de mercado es esencial que los derechos privados de propiedad estén eficientemente definidos en el marco legal y que además estén eficientemente protegidos por un poder judicial que sea independiente e imparcial.

Los derechos privados de propiedad pueden definirse como la asignación exclusiva de un recurso a un individuo para que éste decida libremente su utilización, incluyendo su propio cuerpo, mientras en el ejercicio de esta libertad no atente en contra de los derechos de terceros. Los derechos privados de propiedad constan de cuatro elementos: a) el derecho a la posesión de bienes como una extensión del derecho a la vida; b) el derecho al uso de los recursos, limitándose éste al respeto de los derechos de terceros; c) libertad de transferencia de los derechos de propiedad a través de transacciones enteramente voluntarias en mercados que operen en competencia; y, d) estos tres derechos son válidos ante los tribunales.

Esta semana, el Instituto Fraser de Canadá y el Instituto Cato en Estados Unidos publicaron el informe 2016 (con la evaluación para el año 2014) sobre el estado de la libertad económica en el mundo analizando 159 países. Toman en consideración cinco grandes indicadores: tamaño del gobierno, sistema legal, solidez de la moneda (estabilidad de su poder adquisitivo), libertad de comercio internacional y regulación de los mercados crediticios, laboral y empresarial.

Los cinco países más libres del mundo son: Hong Kong, Singapur, Nueva Zelandia, Suiza y Canadá, mientras que el menos libre es Venezuela. En América Latina, México se situó en el lugar 88, por debajo de Chile (13), Costa Rica (28), Guatemala (34), El Salvador (42), Perú (52), Honduras (64) y Uruguay (74).

Por indicadores, el lugar que México ocupó en la evaluación fue: a) tamaño del gobierno: 29; b) sistema legal: 126; c) solidez de la moneda: 96; d) libertad de comercio internacional: 67; e) regulación: 101 (mercado de crédito: 71, mercado laboral: 123 y regulación de las empresas: 113). Comentarios:

a) El gobierno mexicano es relativamente pequeño (el gasto público federal representa el 28% del PIB); el problema es que la carga tributaria recae sobre muy pocos contribuyentes y el gobierno gasta muy mal. b) el sistema legal mexicano es un absoluto desastre; los tribunales estatales no son independientes y menos aún imparciales y no garantizan eficientemente el cumplimiento de los contratos. Son el eslabón más débil del arreglo institucional. c) la inflación, medida con el INPC ha llegado a mínimos históricos (por debajo del 3%) pero existen presiones subyacentes (la inflación medida con el IPP está arriba del 5%). d) México es una de las economías más abiertas del mundo; sin embargo, aún persisten altas barreras arancelarias para las importaciones provenientes de países con los cuales no hay tratados de libre comercio. e) México es una economía sobreregulada, con altas barreras de entrada y salida de los mercados: hay acceso al crédito pero sigue siendo muy caro (por el desastre que es el poder judicial), en el mercado laboral la legislación contiene un significativo sesgo en contra del empleo formal tanto por los costos de despido como por las contribuciones al sistema de seguridad y, finalmente, las empresas enfrentan una regulación excesiva e ineficiente y, además, plagada de actos de corrupción.

Claramente no somos un país en donde impere la libertad económica y las consecuencias allí están: un desempeño económico mediocre. Profundizaré en subsecuentes artículos.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• La otra tragedia
Arturo Damm
• Estado de chueco
Manuel Suárez Mier
• Relaciones externas en 2020
Arturo Damm
• Para reactivar la economía