VIERNES, 30 DE SEPTIEMBRE DE 2016
Depreciación, puntos importantes (V)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Hemos tenido libre flotación del tipo de cambio, evitándose así que la depreciación ocasione crisis cambiarias, libre flotación que por ningún motivo debe comprometerse.”


La principal razón del porqué la fuerte depreciación del tipo de cambio no ha ocasionado una crisis cambiaria es que hoy el tipo de cambio flota libremente en el mercado, permitiendo que cualquier tipo de presión sobre el mismo, ya sea a la baja (apreciación del peso frente al dólar), ya a la alza (depreciación de nuestra moneda frente a la divisa estadounidense), salga al momento, evitándose la acumulación de las mismas, sin olvidar lo siguiente: la libre flotación no le hace el juego a los especuladores, a quienes les conviene que se acumulen presiones devaluatorias, para poder comprar dólares más baratos de los que podrían comprar si no se acumularan esas presiones, y poder venderlos más caros de los que los podrían vender si, nuevamente, no se acumularan presiones devaluatorias. Y no hacerle el juego a los especuladores es condición necesaria para evitar que la depreciación ocasione una crisis cambiaria, una situación de estanflación (Véanse los dos últimos Pesos y Contrapesos).

Llegados a este punto, más de uno podrá preguntar si las intervenciones del Banco de México en el mercado cambiario, por la vía de las subastas de dólares, y ordenadas por la Comisión de Cambios, que preside el secretario de Hacienda, no son contrarias a la libre flotación del tipo de cambio peso – dólar, intervenciones que, hoy inexistentes, han sido practicadas en el pasado reciente. Al respecto hay que decir, primero: que sí se trata de una participación de la autoridad en el mercado cambiario, con reglas establecidas a priori y conocidas por todos; segundo, que esa intervención no tiene como fin mantener, ni un cierto tipo de cambio, ni un cierto comportamiento del tipo de cambio; tres: que nunca se llegó, ni remotamente, al agotamiento de los dólares del banco central.

Para efectos prácticos, hemos tenido libre flotación del tipo de cambio, evitándose así que la depreciación ocasione crisis cambiarias, libre flotación que por ningún motivo debe comprometerse. Parece que esta lección sí la hemos aprendido. ¡Hay que transmitirla!

• Tipo de cambio

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus