JUEVES, 17 DE NOVIEMBRE DE 2016
Trump y el libre comercio (II)

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“Los pobres nos facilitan el acceso al Cielo. Ya desde ahora son el tesoro de la Iglesia. Nos muestran la riqueza que no se devalúa nunca, la que une la Tierra y el Cielo, y por la que verdaderamente vale la pena vivir: el amor.”
Papa Francisco


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¡Peligra la economía de mercado!

Arturo Damm
• Guardar la Constitución

Luis Pazos
• México en el Índice de Progreso Social

Arturo Damm
• Economía y moral

Ricardo Valenzuela
• Moral, el árbol que da moras

Arturo Damm
• Reloj legislativo, artimaña

Víctor Hugo Becerra
• Bolivia: Cinco lecciones para México y América Latina


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“De libre comercio Trump no entiende. Para empezar el libre comercio debe beneficiar al consumidor, como tal, y no al trabajador, como tal.”


De libre comercio Trump no entiende. Para empezar el libre comercio debe beneficiar al consumidor, como tal, y no al trabajador, como tal, que es lo que pretende Trump. Lo ha dicho muy claramente: “El libre comercio es bueno siempre y cuando sea comercio justo. Los trabajadores americanos son los mejores en el mundo. En un campo de juego nivelado, podemos competir, y ganar. Sin embargo, muchos trabajos americanos se han perdido a lo largo de la última década por tratados comerciales que no ponen a los americanos primero”, entendiendo por americanos a los trabajadores americanos, no a los consumidores americanos (sin olvidar que para ser consumidor previamente hay que ser trabajador). Mucho se puede decir respecto a estas afirmaciones de Trump, pero por falta de espacio centraré la atención en la primera frase.

¿Qué querrá decir Trump cuando afirma que “el libre comercio es bueno siempre y cuando sea comercio justo”? Para intentar una respuesta debemos preguntarnos, de entrada, ¿qué es la justicia?, concepto por demás manoseado, sobre todo en el discurso de los políticos, en general, y de los demagogos y populistas, en particular. La justicia es la virtud por la cual respetamos los derechos de los demás. La injusticia, por consecuencia, es el vicio por el cual violamos los derechos de los demás. Así las cosas, ¿cuándo es el comercio justo? Cuando cada una de las partes involucradas (compradores y vendedores) respetan los derechos de sus contrapartes (vendedores y compradores): cuando el comprador le paga al vendedor, en tiempo y en forma, el precio pactado, y cuando el vendedor le entrega al comprador, en forma y tiempo, la mercancía comprada. En este sentido, la gran mayoría de los intercambios comerciales son justos, compradores y vendedores cumplen su parte, y en los casos en los que no cumplan lo acordado es tarea del gobierno hacer valer los términos del contrato de compra - venta: obligar al incumplido a cumplir. ¿A esto se referirá Trump cuando habla de comercio justo? Claro que no.

Continuará.

• Globalización / Comercio internacional • Mercantilismo / Proteccionismo • Elecciones EU 2016

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus