Pesos y contrapesos
Ene 26, 2017
Arturo Damm

Más empleos, ¿más productivos?

No se trata, ni en Estados Unidos, ni en ningún otro país, de crear más empleos, sino de crear más empleos más productivos, para lo cual se requiere de la mayor competencia posible.

Uno de los compromisos de campaña de Trump, que seguramente le ganó muchos electores, fue el de la creación de empleos, que en muchos casos, al menos desde su punto de vista, se trata de la recuperación de los empleos que, por obra y gracia del TLC, se perdieron en Estados Unidos y se ganaron en México, dado que inversiones directas de capitales estadounidenses, que podrían haberse realizado en los Estados Unidos, y creado empleos para los estadounidenses, se realizaron en México, creando empleos para mexicanos, todo ello consecuencia del TLC, lo cual, ceteris paribus, es cierto.

Lo que no es cierto es que la principal causa del desempleo, en este caso en los Estados Unidos, sea la globalización, el libre comercio, el TLC. La principal causa del desempleo en las últimas décadas ha sido el avance tecnológico que ha motivado la sustitución de mano de obra humana por “mano de obra” no humana (artefactos de todo tipo), permitiendo, entre cosas, considerables aumentos en la productividad, en la capacidad para hacer más con menos, lo cual apunta en la dirección correcta (me refiero, obviamente, a los aumentos en la productividad, no al desempleo).

Trump pretende incentivar la creación de empleos, sobre todo manufactureros, limitando la globalización, coartando el libre comercio, renegociando o repudiando el TLC, todo ello “a favor de los Estado Unidos”, que en este caso es a favor de los trabajadores de la industria manufacturera estadounidense que, consecuencia sobre todo del TLC, se vio afectada por la competencia proveniente de México. Si Trump repudiara el TLC ello se traduciría en una mayor creación de empleos en los Estados Unidos, más empleos con relación a los cuales la pregunta deberá ser: ¿qué tan productivos? No se trata, ni en Estados Unidos, ni en ningún otro país, de crear más empleos, sino de crear más empleos más productivos, para lo cual se requiere de la mayor competencia posible, no del nacionalismo económico, del mercantilismo y del proteccionismo, que es lo que Trump defiende.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• 188 años
Arturo Damm
• ¿Cambio de postura?
Arturo Damm
• Gobierno neutral
Isaac Katz
• La otra tragedia