LUNES, 30 DE ENERO DE 2017
Denunciemos el TLC, y aprovechemos lo demás

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Trump no puede cobrarnos a los mexicanos la construcción del muro. Quienes acabarán pagando por el dichoso muro serán los estadounidenses.”


El TLC no tiene futuro, ni con renegociación de por medio, por la siguiente razón: renegociar un tratado de libre comercio tiene sentido si el resultado es una mayor apertura comercial, más libertad para los ciudadanos de los países involucrados para relacionarse comercialmente como más les convenga, sin ningún tipo de intervención gubernamental, y eso es a lo que Trump se opone. Para él renegociar el TLC supone, no mayor apertura, sino mayor cerrazón, no más libertad, sino más lastres y más obstáculos.

La propuesta trumpiana para gravar con un impuesto del 20 por ciento las importaciones de productos mexicanos hacia los Estados Unidos es una violación al TLC (que supone la entrada libre de aranceles de los productos mexicanos a los Estados Unidos) y, para colmo de males, una violación de las reglas de la Organización Mundial de Comercio, en lo que a la cláusula de nación más favorecida se refiere, que obliga a los países miembros de la organización a dar el mismo trato arancelario a todos los países. Si lo que Trump pretende es cobrar el impuesto solamente a las importaciones de productos mexicanos violaría la mentada cláusula, lo cual podría dar inicio de una guerra comercial, que a nadie conviene.

Con relación al citado impuesto, con el cual Trump pretende cobrarnos a los mexicanos la construcción del muro, hay que tener en cuenta que Trump no puede gravar a los exportadores mexicanos sino a los importadores estadounidenses, quienes intentarían traspasar el impuesto a los consumidores estadounidenses, quienes acabarían pagando por el muro. En el equipo de Trump, ¿nadie se dio cuenta?

Si aceptamos que el TLC no tiene futuro, ni con renegociación de por medio, ¿qué debe hacer el gobierno mexicano? Denunciarlo (que es el término técnico que se usa para “salirse del TLC”), y aprovechar lo demás: los otros once tratados de libre comercio con 45 países, y los 32 acuerdos para la promoción y protección recíproca de inversiones. Ello, antes que cualquier otra cosa, generaría certeza.

Continuará.

• Globalización / Comercio internacional • Mercantilismo / Proteccionismo • México - Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus