LUNES, 13 DE FEBRERO DE 2017
¡Prohibido vender!

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Santos Mercado







“La formación que deben asimilar los alumnos de instituciones educativas del gobierno se reduce a ser un obediente empleado que solo debe aprender a obedecer órdenes y pagar impuestos.”


En todas las escuelas y universidades públicas se prohíbe que los alumnos vendan. A mi niña, cuando iba en la primaria, se le ocurrió comprar por mayoreo vestidos y zapatitos para aquellas muñequitas “Barbies” de los 90´s. Vendía muy bien, era la moda y estaba feliz pues con las ganancias podía comprarse lo que quisiera. Pero la directora me citó para acusar a mi niña de que estaba haciendo negocios con sus compañeritos de escuela y eso estaba prohibido. No la pude convencer de que vender era una práctica sana para que los alumnos aprendieran a ganar dinero satisfaciendo los gustos del prójimo. Me amenazó con expulsarla si no corregía su mala conducta. No me quise arriesgar pues la directora tenía todo el poder y tuve que decirle a mi hija que se olvidara de su pequeño negocio.

Ahora que he pasado muchos años trabajando en una universidad pública se repite la historia, no con mis hijas, sino con los alumnos que rompen el esquema. Empezaron a vender en las escaleras alejadas de rectoría, recuerdo al alumno que vendía dulces, otro vendía café, empanadas y al que ofrecía copias de software. Se cuidaban de los vigilantes, escondían en sus mochilas la mercancía hasta que pasara el funcionario de la universidad.

Luego, tomaron las bancas alrededor de la Plaza Roja (siempre me recordaba a la Unión Soviética). Desafiaban a los cuerpos de vigilancia que siempre llegaban a amenazarlos, y los desparecieron de allí. De pronto surgieron en un pasillo del jardín, pero ya bastante más organizado. Eran más de 20 alumnos vendedores. Algunos tenían dulces, tortas, ensaladas, sushi, jugo de naranja, etc. En un pequeño espacio se notaba la maravillosa dinámica del mercado. Nadie les decía que debían llegar temprano, pero estaban desde las siete de la mañana para ofrecer café caliente, atole o tamales. Nadie les decía hasta qué horas debían retirarse, pero a las diez de la noche estaban ofreciendo lo que el cliente pedía y con una sonrisa en los labios. En todo tiempo se notaba la alegría de la comunidad estudiantil pues podía comprar sin pérdida de tiempo. Seguramente los alumnos se organizaban en equipos pues no eran los mismos a toda hora. Es entendible pues tenían que asistir a clases.

Pero las autoridades intervinieron bajo la amenaza que si seguían vendiendo dentro de las instalaciones podrían ser suspendidos y/o expulsados. Varios alumnos recibieron castigos “ejemplares”, no obstante, el mercado estudiantil sigue.

¿Por qué tanta hostilidad contra los alumnos vendedores?

Mi conjetura es que vender dentro de las instalaciones de una universidad pública es una actividad contraria a la filosofía izquierdista de la institución. Sólo en las cafeterías burocráticas de la institución se puede, oficialmente, vender a precios artificiales.

En efecto, todas las universidades públicas se han construido y desarrollado bajo una visión socialista de la vida. El acto de vender es una actividad capitalista que entraña la persecución de ganancias. Los alumnos van aprendiendo a acumular capital y se corre el riesgo de que aprendan a ser empresarios, hombres de negocios y eso es inaceptable en las universidades públicas. La formación que deben asimilar los alumnos de instituciones educativas del gobierno se reduce a ser un obediente empleado que solo debe aprender a obedecer órdenes y pagar impuestos.

Por lo tanto, se presenta un gran dilema: se cambia la filosofía de la educación pública para que los alumnos aprendan capitalismo, economía de mercado o se expulsan a los alumnos vendedores para continuar con la tradicional educación marxista y ser el burócrata del mañana.

• Liberalismo • Educación / Capital humano

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus