JUEVES, 23 DE MARZO DE 2017
Mitos de la expropiación petrolera

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“La expropiación petrolera en México es un ejemplo de ineficiencia y corrupción, encubierta con un seudo nacionalismo y socialismo.”


En marzo de 1938 el presidente Lázaro Cárdenas expropió y estatizó las compañías petroleras extranjeras. “El petróleo pasa a manos de los mexicanos” –dijo el presidente socialista. Nace el primer mito. El petróleo no pasó a manos de los mexicanos, sino de burócratas y de un sindicato que conformaron un monopolio para su beneficio.

El segundo mito es que se expropió a los “Yanquis”. Falso las compañías americanas fueron las principales beneficiadas con esa expropiación. En aquel entonces Estados Unidos pasaba por la recesión más profunda de su historia. Sus compañías estaban al borde de la quiebra por la falta de demanda de su petróleo y la baja de precios.

Sus principales competidoras eran las compañías inglesas que controlaban el 70% del petróleo en México. El gobierno americano apoyó al gobierno socialista de Cárdenas para que expropiara a los ingleses y a las compañías americanas casi quebradas. A las americanas les pagó primero (de 1940 a 1953) 2 dólares por cada dólar de activos y a las inglesas después (1948-1962) 50 centavos por cada dólar de activo.

Aunque los ingresos derivados del petróleo al gobierno constituyeron por un tiempo de los principales recursos fiscales, son parecidos a los que reciben en otros países  gobiernos por derechos e impuestos de petroleras privadas.

Los frutos de esa expropiación, a 79 años de realizada, son una gran dependencia de los EUA. A finales del 2016 importamos el 68% de las gasolinas que consumimos. La balanza comercial petrolera es deficitaria. Importamos más derivados del petróleo que el crudo que exportamos. El gobierno le da más recursos a PEMEX de los que recibe de ese monopolio.

Deuda, pasivos labores creados por un corrupto sindicato, sobreprecios a contratistas “amafiados” con funcionarios y una mala administración, quebraron al monopolio estatal petrolero, que lo único que dio a mexicanos fueron gasolinas de baja calidad y caras (ver libro EPN: EL RETROCESO).

La estatización del petróleo en México es un ejemplo de ineficiencia y corrupción, encubierta con un seudo nacionalismo y socialismo, que mitificaron los gobernantes para saquear los recursos petroleros en México. 

• Petróleo • Socialismo • Buscadores de rentas • Sindicatos • Reforma energética • Corrupción • Monopolios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus