JUEVES, 20 DE ABRIL DE 2017
Ejército y marina ¿a los cuarteles?

Según usted, ¿cómo le está yendo a la economía mexicana?
Muy bien
Bien
Regular
Mal
Muy mal



El punto sobre la i
“¿Es que Dios quiere prevenir el mal, pero no es capaz? Entonces no es omnipotente. ¿Es capaz, pero no desea hacerlo? Entonces es malévolo. ¿Es capaz y desea hacerlo? ¿De dónde surge entonces el mal? ¿Es que no es capaz ni desea hacerlo? ¿Entonces por qué llamarlo Dios?”
Epicuro


Más artículos...
Luis Pazos
• Decisiones costosas con saldos negativos

Isaac Katz
• Hacia una menor informalidad

Arturo Damm
• Amenaza pública

Ricardo Valenzuela
• ¿Democracia o Mercocracia? (II)

Arturo Damm
• El mundo laboral

Manuel Suárez Mier
• TMEC, feto proteccionista

Arturo Damm
• La rifa


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“Es un error afirmar que la función de las fuerzas armadas es solo enfrentar a un ejército extranjero.”


De la politización de la presencia del Ejército y la Marina en la lucha contra el crimen sale la propuesta de enviarlos a sus cuarteles, lo que agravaría la ya deteriorada situación de inseguridad creciente que atravesamos.

Los priistas, los partidos, comunicadores y activistas de izquierda, inventaron el mito de “la guerra de Calderón”, como si al ex Presidente se le hubiera ocurrido iniciar una “guerra”. La participación del ejército en el combate al narcotráfico viene desde el siglo pasado. Y su mayor presencia en el gobierno pasado y en el actual, cuyo partido la criticaba cuando era oposición, obedece a que en varios estados no solo rebasó el crimen organizado a las policías municipales y estatales, sino en muchos casos están a sus órdenes.

En estados como Coahuila, Tamaulipas y Veracruz hay pruebas en tribunales de EUA, que hasta sus gobernadores tenían ligas con el crimen organizado, cuyas actividades no se limita al narcotráfico, sino se extienden el secuestro y el cobro del derecho de piso (impuestos).

En el artículo 89, fracción VI, de la Constitución encontramos el fundamento de la presencia de las fuerzas armadas en lucha contra un crimen que pone en peligro la seguridad interior. Es un error afirmar que la función de las fuerzas armadas es solo enfrentar a un ejército extranjero.

La mayoría de los mexicanos apoya la presencia del Ejército y la Marina en las calles, instituciones a las que, según varias encuestas, las consideran las más confiables. En una encuesta que realicé a través de mi cuenta de twitter - @luispazos1– en la que participaron 4,323 personas, pregunté: “Enviar al Ejército y a la Marina a sus cuarteles beneficia a: ciudadanos pacíficos o al crimen organizado”. 22% contestó que a ciudadanos pacíficos y 78% que al crimen organizado.

Ante la creciente inseguridad que impera en gran parte del territorio, la mayoría de los mexicanos pacíficos y trabajadores, consideran que es necesaria la presencia del Ejército y la Marina en las calles para evitar que estados enteros del país los controle completamente el crimen organizado.

• Inseguridad / Crimen • Impunidad • Corrupción

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus