VIERNES, 19 DE MAYO DE 2017
¿Qué hubiera pasado si no...?

¿Usted considera que es un error que el banco central tenga metas de inflación, es decir, que acepte la pérdida del poder adquisitivo del dinero?
No
No sé



“El liberalismo es el respeto irrestricto a los proyectos de vida de los demás.”
Alberto Benegas-Lynch

Arturo Damm









“¿Será que la política monetaria sirve, no para erradicar un mal (la pérdida del poder adquisitivo de nuestro dinero), sino solamente para evitar que sea mayor?”


Desde enero de 2016 la inflación ha mantenido una clara tendencia al alza: en diciembre de 2015, en términos anuales, fue 2.13 por ciento; en diciembre de 2016 fue 3.36; para diciembre de este 2017 se proyecta en 5.67 (Encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado, abril 2017), por arriba de la meta de inflación fijada por las autoridades monetarias, entre 2 y 4 por ciento.

Para combatir la inflación el Banco de México ha usado su actual herramienta de política monetaria, la Tasa de Interés Interbancaria (TII), que entre el 15 de diciembre del 2015 y el 18 de mayo del 2017 pasó de 3.00 a 6.75 por ciento, con el fin, y cito del documento oficial, de “reforzar la contribución de la política monetaria al proceso de convergencia de la inflación a su meta”, que es entre el 2 y el 4 por ciento.

En otros Pesos y Contrapesos he analizado cuál es el proceso que, supuestamente, ocasiona el alza en la TII para combatir la inflación, y escribo “supuestamente” porque ya lo estamos viendo: la TII aumenta y la inflación, lejos de converger hacia su meta, se aleja de ella. Pregunta: el alza en el precio del crédito (que eso es la tasa de interés: el precio del crédito), ¿no genera, tal y como lo hacen las alzas en los precios, presiones inflacionarias (debiendo distinguir, para no confundir las cosas, entre presión inflacionaria e inflación)?

Es un hecho que los aumentos en la TII no han servido, por lo menos hasta el momento, para que la inflación converja hacia su meta, momento de preguntar si, de no haberse dado, el repunte en la inflación hubiera sido mayor. Si la respuesta es afirmativa (lo cual puede llevar a concluir que el problema no es la medicina sino la dosis), entonces resulta que la política monetaria sirve, no para erradicar un mal (la pérdida del poder adquisitivo de nuestro dinero), sino solamente para evitar que sea mayor.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus