JUEVES, 25 DE MAYO DE 2017
Sedesol: el fracaso

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“Los pobres nos facilitan el acceso al Cielo. Ya desde ahora son el tesoro de la Iglesia. Nos muestran la riqueza que no se devalúa nunca, la que une la Tierra y el Cielo, y por la que verdaderamente vale la pena vivir: el amor.”
Papa Francisco


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¡Peligra la economía de mercado!

Arturo Damm
• Guardar la Constitución

Luis Pazos
• México en el Índice de Progreso Social

Arturo Damm
• Economía y moral

Ricardo Valenzuela
• Moral, el árbol que da moras

Arturo Damm
• Reloj legislativo, artimaña

Víctor Hugo Becerra
• Bolivia: Cinco lecciones para México y América Latina


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Seguiremos por el mismo camino? Y si no, ¿cuál es el camino correcto?”


La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), ha cumplido 25 años, cuarto de siglo a lo largo del cual ha servido, no para solucionar un problema, sino solamente para evitar que sea mayor. Todo indica que, si seguimos por el mismo camino, no debemos aspirar a mejorar debiéndonos conformar con no empeorar. El problema es la pobreza en la que sobreviven millones de mexicanos, pobreza que, prácticamente, no ha cedido.

En 1992, año de creación de la Sedesol, y según los datos del Coneval, en pobreza alimentaria (incapacidad para comprar la canasta básica alimentaria, aun si se hiciera uso de todo el ingreso disponible en el hogar para comprar sólo los bienes de la misma), se encontraba el 21.4 por ciento de la población. En 2014, último año para el que tenemos la información, 20.6. La pobreza alimentaria es la pobreza extrema.

En 1992 en pobreza de patrimonio (incapacidad para adquirir la canasta alimentaria, así como para realizar los gastos indispensables en salud, vestido, vivienda, transporte y educación, aunque la totalidad del ingreso del hogar fuera utilizado solamente para la adquisición de esos bienes y servicios) se encontraba el 53.1 por ciento de la población. En 2014 el 53.2. La pobreza de patrimonio es la pobreza no extrema.

La pobreza alimentaria y patrimonial se mide a partir de los ingresos disponibles de los hogares, existiendo otras variables que también influyen en el nivel de pobreza: acceso a seguridad social, acceso a servicios básicos de vivienda, espacio y calidad de la vivienda, rezago educativo, etc. Sin embargo, si definimos pobreza como la incapacidad de la gente pobre para generar, por medio del trabajo, el ingreso suficiente que les permita satisfacer correctamente sus necesidades básicas, la variable clave, para medir la pobreza, es el ingreso. En 1992 el 53.1 por ciento de la población no generaba ese ingreso. En 2014 el porcentaje fue 53.2, lo cual nos habla del fracaso de la Sedesol. ¿Seguiremos por el mismo camino? Y si no, ¿cuál es el camino correcto?

• Burocracia • Pobreza y desigualdad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus