MIÉRCOLES, 12 DE JULIO DE 2017
Inflación a la alza, ¿hasta cuándo?

¿Usted cree que el Presidente Maduro conseguirá imponer una nueva constitución?
No
No sé



“No es muy poco razonable que los ricos deban contribuir al gasto público, no solo en proporción a su ingreso, sino en algo más que es proporción.”
Adam Smith

Arturo Damm









“¿No es un error que el banco central tenga metas de inflación, es decir, que acepte (¿ocasione?) la pérdida del poder adquisitivo de nuestro dinero?”


Con relación al dinero las opciones son tres: que pierda, preserve o aumente su poder adquisitivo. Con la primera, al paso del tiempo, con la misma cantidad de dinero se compra una menor cantidad de bienes y servicios. Con la segunda se adquiere la misma cantidad. Con la tercera se obtiene una cantidad mayor. Si el bienestar depende de la cantidad, calidad y variedad de los bienes y servicios a nuestra disposición (subrayo el primer elemento: cantidad), ¿cuál es la opción correcta? La tercera: aumento en el poder adquisitivo del dinero.

En México, en mayor o menor medida, hemos tenido la primera opción: pérdida en el poder adquisitivo de nuestro dinero o, en una palabra, inflación, que ha repuntado en lo que va del año. Terminamos 2016 con inflación anual del 3.36 por ciento, que en junio pasado alcanzó los 6.31 puntos porcentuales. No hubo un solo mes, a lo largo del primer semestre, en el cual la inflación no aumentara, y según la Encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado, de junio pasado, terminaremos 2017 con una inflación del 6.02 por ciento. Se espera que la misma deje de aumentar y comience a bajar. ¿Será?

Lo que presento a continuación no es la inflación, sino el incremento en la inflación, de cada mes respecto al mes anterior, durante el primer semestre del año. Enero: 40.48 por ciento; febrero: 2.97; marzo: 10.08; abril: 8.79; mayo: 5.83; junio: 2.44 puntos porcentuales. ¿Qué tenemos? Que en los últimos tres meses la inflación siguió aumentando, pero cada vez menos, lo cual, de mantenerse la tendencia, llevará a que, en el corto plazo, la inflación comience bajar y tienda a la meta fijada por el Banco de México, tres por ciento más menos un punto porcentual de margen de error, lo cual me lleva a preguntar si no es un error que el banco central tenga metas de inflación, es decir, que acepte (¿ocasione?) la pérdida del poder adquisitivo de nuestro dinero.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus