MARTES, 15 DE AGOSTO DE 2017
Producir, ofrecer y vender drogas

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“La barrera infranqueable del ejercicio de los derechos de cada cual deben ser los derechos de los demás, que nos imponen el deber de respetarlos, deber que debemos asumir libremente. El que no todos estén dispuestos a asumirlo es la razón de ser del Estado.”
Félix de Jesús


Más artículos...
Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad

Arturo Damm
• Causa objetiva, razón subjetiva

Víctor Hugo Becerra
• Lula sigue siendo un ladrón

Arturo Damm
• Menor bienestar

Victor H. Becerra y Miguel A. Cervantes
• México aún necesita más, mucho más libre comercio

Manuel Suárez Mier
• La notoria Greta

Arturo Damm
• Desconfianzas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Prohibir la producción, oferta y venta de drogas resulta injusto, y por partida doble: porque viola el derecho a la libertad individual y porque convierte a inocentes en delincuentes.”


Producir, ofrecer y vender drogas, ¿son actividades delictivas por su propia naturaleza o son actividades consideradas delictivas por las leyes, algo muy diferente y con consecuencias contraproducentes? Para responder correctamente preguntémonos cuáles son las actividades delictivas por su propia naturaleza. Las que violan derechos de terceros, por ejemplo: matar (violar el derecho a la vida), secuestrar (violar el derecho a la libertad), robar (violar el derecho a la propiedad), razón por la cual deben prohibirse (no deben depender de la voluntad de cada quien) y sancionarse (el delincuente debe ser castigado).

Producir, ofrecer y vender drogas, ¿son actividades delictivas por su propia naturaleza o son actividades consideradas delictivas por las leyes? Quien produce, ofrece y vende drogas, ¿viola algún derecho? No. Su actividad, al poner a disposición del drogadicto la droga, es éticamente cuestionable, pero no es delictiva por su propia naturaleza, razón por la cual no debería estar, ni prohibida, ni sancionada. Por más extraño que parezca prohibir la producción, oferta y venta de drogas viola los derechos del narcoproductor, narcooferente y narcovendedor a la libertad individual y a la propiedad privada, razón por al cual, ¡por más absurdo que suene!, prohibir la producción, oferta y venta de drogas resulta injusto.

Prohibir la producción, oferta y venta de drogas resulta injusto, y por partida doble. Primero: porque viola el derecho a la libertad individual y a la propiedad privada de quienes se dedican a producir, ofrecer y vender drogas. Segundo: porque convierte a los narcoproductores, narcooferentes y narcovendedores en delincuentes, sin que, por su propia naturaleza, lo sean. Insisto: producir, ofrecer y vender drogas son actividades éticamente cuestionables, pero no son actividades delictivas por su propia naturaleza, razón por la cual merecen el rechazo social, pero no la prohibición y la sanción legal.

Además de las consideraciones anteriores, relacionadas con la justicia, hay que preguntarnos por la eficacia de las leyes que prohíben producir, ofrecer y vender drogas. ¿Han logrado su objetivo? Por lo menos, ¿han conseguido una disminución de tales actividades?

• Liberalismo • Drogas • Derecho y economía

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus