JUEVES, 21 DE SEPTIEMBRE DE 2017
Competitividad del país

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“La barrera infranqueable del ejercicio de los derechos de cada cual deben ser los derechos de los demás, que nos imponen el deber de respetarlos, deber que debemos asumir libremente. El que no todos estén dispuestos a asumirlo es la razón de ser del Estado.”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad

Arturo Damm
• Causa objetiva, razón subjetiva

Víctor Hugo Becerra
• Lula sigue siendo un ladrón

Arturo Damm
• Menor bienestar

Victor H. Becerra y Miguel A. Cervantes
• México aún necesita más, mucho más libre comercio


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La mejora insignificante no alcanzó para atraer más inversión directa de la que se atrajo, que es la causa eficiente del crecimiento económico.”


El crecimiento promedio anual de la economía mexicana, medido por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, fue, entre 1934 y 1981, del 6.2 por ciento. En 1982 perdimos el crecimiento elevado y sostenido, y de entonces al año 2016 el crecimiento promedio anual de nuestra economía fue de 2.3 puntos porcentuales, un crecimiento mediocre, que se prevé ligeramente superior para los próximos diez años, según los resultados de la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, correspondiente al mes de agosto, en la cual los economistas encuestados proyectan un crecimiento promedio anual de la economía mexicana, entre 2017 y 2026, del 2.8 por ciento, medio punto porcentual por arriba del promedio de los últimos 35 años, pero todavía mediocre, insuficiente para lograr un mayor progreso económico para todos. Y esto es lo importante: para todos.

El objetivo mediato de las reformas estructurales (laboral, de competencia, de telecomunicaciones, financiera, energética y fiscal) fue lograr un crecimiento promedio anual del 5 por ciento, algo que no resultará fácil. Para conseguirlo debemos atraer más inversión directa de la que hemos atraído, para que se abran más empresas, se produzcan más bienes y servicios, se creen más empleos, y se generen más ingresos, para lo cual debemos elevar la competitividad del país, de tal manera que la economía mexicana se vuelva un destino más seguro y confiable para ese tipo de inversiones. El objetivo inmediato de las reformas estructurales fue elevar la competitividad de nuestra economía. ¿Se ha logrado?

Según el Índice de Competitividad Global, del Foro Económico Mundial, en 2011/2012 México ocupó, en materia de competitividad, el lugar 58 entre 144 naciones, con una calificación de 6.1 sobre 10. En 2016/2017 el lugar es el 51 entre 138 países y la calificación 6.3 sobre 10. Hubo una mejora, pero insignificante, que no alcanzó para, en función de la competitividad del país, atraer más inversión directa de la que se atrajo, que es la causa eficiente del crecimiento económico.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus