MARTES, 17 DE OCTUBRE DE 2017
Libre comercio

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“Los pobres nos facilitan el acceso al Cielo. Ya desde ahora son el tesoro de la Iglesia. Nos muestran la riqueza que no se devalúa nunca, la que une la Tierra y el Cielo, y por la que verdaderamente vale la pena vivir: el amor.”
Papa Francisco


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¡Peligra la economía de mercado!

Arturo Damm
• Guardar la Constitución

Luis Pazos
• México en el Índice de Progreso Social

Arturo Damm
• Economía y moral

Ricardo Valenzuela
• Moral, el árbol que da moras

Arturo Damm
• Reloj legislativo, artimaña

Víctor Hugo Becerra
• Bolivia: Cinco lecciones para México y América Latina


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Hay algo de malo en beneficiar a los consumidores y en obligar a los productores a volverse más productivos y competitivos?”


Ahora que, pese a las negociaciones del TLC, existe la posibilidad de que el mismo llegue a su fin, conviene tener claro, con el fin de entender por qué cancelarlo sería un grave error, qué es el libre comercio, concepto que se usa cuando quienes comercian son personas de distinta nacionalidad, lo cual es, dicho sea de paso, total y absolutamente irrelevante. Lo que importa es el comercio, su causa (la división del trabajo) y su consecuencia (el mayor bienestar de quienes intercambian), no la nacionalidad de quienes comercian.

Hay libre comercio cuando son los consumidores de cada país quienes, comprando o dejando de comprar, determinan tanto la composición (el qué) como el monto (el cuánto) de las importaciones, de tal manera que se importa lo que los consumidores están dispuestos a comprar, y en las cantidades que los consumidores están dispuestos a comprar, sin ningún tipo de intervención de parte del gobierno, tal y como debe ser, distando mucho de que así sea.

Las importaciones tienen dos ventajas. Primera: hacen posible, no solo una mayor, sino también mejor, oferta de bienes, lo cual reduce la escasez en beneficio de los consumidores. Segunda: generan competencia a los productores nacionales, obligándolos a volverse más productivos (capaces de producir más con menos), condición necesaria para volverse más competitivos (capaces de ofrecer lo que producen a menores precios, mayor calidad y mejor servicio) y poder hacer frente con éxito a la competencia de las importaciones. ¿Hay algo de malo en beneficiar a los consumidores y en obligar a los productores a volverse más productivos y competitivos?

Si no existe ninguna razón para prohibir o limitar el comercio entre personas de la misma nacionalidad, tampoco lo hay para hacerlo entre personas de distinta nacionalidad, nacionalidad que es total y absolutamente irrelevante. Los intereses y derechos que rigen al comercio entre personas de la misma nacionalidad son los mismos que rigen el comercio entre personas de distinta nacionalidad, algo que, quienes quieren terminar con el TLC, no aceptan.

• Globalización / Comercio internacional • Libertad económica • Cultura económica • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus