Práctica económica
May 26, 2006
Juan Carlos Leal

La serpiente bicéfala

Lo que falta por ver es si la población es capaz de creer que se unen por un proyecto de nación o por conservar el poder, aceptar que fueron enemigos a muerte y ahora son amigos electorales

Durante años una de las estrategias del PRD para posicionarse entre el electorado fue la de señalar sus diferencias con el PRI, particularmente con el grupo salinista, Manuel Camacho y Marcelo Ebrard, gente a la que posteriormente integró a la primera línea del partido en el Distrito Federal, el bastión perredista. Sin embargo, hoy parece que la distancia con el PRI no es relevante, pues se trata de no dejar que Calderón llegue al poder y que el PAN siga gobernando. Los ladrones, los traidores de la revolución, los que desviaron el camino se unirían de nuevo con los puros, los buenos, los revolucionarios, con el objeto de ocupar la silla, en lo que a muchos se les hacía impensable.

 

Pero para el PAN y particularmente para la corriente doctrinaria, cuyos representantes más destacados han sido Carlos Castillo y precisamente Felipe Calderón, la escisión de los cardenistas del PRI fue siempre una simulación y la fundación del PRD fue quitar le a la izquierda mexicana sus valores y sus reivindicaciones. Castillo siempre habló de los PRS o de la serpiente bicéfala, que actúa como una sola y que lo único que quiere es mantener el poder y desprecia a los ciudadanos pues funciona como una maquina devoradora de gente, sus derechos y hasta su dignidad, que transforma a los individuos en derechohabientes y comercia con sus necesidades esto es el ogro antropófago.

 

Aquellos señalamientos denostados por muchos intelectuales, políticos profesionales y dirigentes “sociales”, cobran una relevancia sin precedentes, se vuelven actuales y demuestran que algo hubo de razón en la lucha del viejo PAN contra el régimen.

 

Se imagina usted lector la compatibilidad del pensamiento económico del viejo PRI con el del PRD, pues claro, nunca fueron diferentes, es el populismo latinoamericano en pleno: gasto público, inversión pública, emisión de moneda, control de precios, en fin todo aquello que es contrario a la libertad y que hace del gobierno el centro de la actividad económica, es pues la política de Manuel Bartlet junto a la de Porfirio Muñoz Ledo, de tal forma que si el pensamiento perredista y López Obradorista ya parecía peligroso y delirante, la interjección entre PRI y PRD no lleva a otro camino que el de las peores pesadillas de aquellos que defiende el mercado.

 

Por el lado político tampoco parece haber más que nubarrones sobre México al reinstalarse ambas cabezas en el cuerpo de la serpiente, parece que la vía es dinosáurica: autoritaria, intolerante, violenta y claramente mentirosa. Pero lo que falta por ver es si la población es capaz de creer que se unen por un proyecto de nación o por conservar el poder, aceptar que fueron enemigos a muerte y ahora son amigos electorales, que esta alianza no tendría costos para todos los mexicanos o que la mentira no es la forma de hacer política de estos personajes.

 

Lo que pongo sobre la mesa es la posibilidad de retroceder a aquellos obscuros años 70 en los que no había derechos, en que el patrimonio de la mayoría fue expropiado por la inflación y la inestabilidad.

 

Como le haría López para cambiar sus spots contra Calderón donde lo acusa de tener las manos sucias por el Fobaproa, cuando se estaría uniendo a los causantes del mismo y lo arquitectos de la carísima solución, ahora ¿quién tendría las manos sucias? Y todo por obtener la silla.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Futuro sombrío
Arturo Damm
• Empobrecimiento
Arturo Damm
• ¿Recuperación?
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio