LUNES, 6 DE NOVIEMBRE DE 2017
Deuda y Constitución

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La Ley de Ingresos del 2018 es una “desgracia”. ¿Cuánto del posible endeudamiento autorizado por el Congreso cumplirá con lo establecido en el artículo 73 constitucional?”


Transcribo un tuit de la cuenta del senador Francisco Búrquez, del pasado 26 de octubre: “La Ley de Ingresos aprobada es una desgracia. Hasta 750 mil millones de pesos se podrá endeudar el gobierno. Por si no le alcanzaba aumentando la recaudación”. Desgracia y violación de la Constitución. Lo explico.

Cuatro son las fuentes de financiamiento del gasto gubernamental: 1) los impuestos; 2) la deuda; 3) la venta de activos; 4) la producción de dinero. De estas cuatro la última debe estar, como lo está en México, prohibida (de ello trata la autonomía del Banco de México, a quien el gobierno no puede obligar a producir dinero y dárselo para que lo gaste). La venta de activos, suponiendo que el gobierno los tenga y que los pueda vender, es una fuente de ingresos no recurrentes y por ello limitada. La deuda, como fuente de ingresos gubernamentales, se justifica solo si los recursos así obtenidos se invierten productivamente de manera que generen los ingresos necesarios para liquidarla, tal y como se señala en el artículo 73 constitucional, en el cual leemos que “ningún empréstito podrá celebrarse sino para la ejecución de obras que directamente produzcan un incremento en los ingresos públicos…”. Los impuestos, que implican obligar al contribuyente a entregarle al recaudador parte del producto de su trabajo, deben ser, suponiendo el cumplimento de una serie de condiciones que nunca se cumplen, la manera ordinaria de financiar los gastos del gobierno.

Muchas son las razones por las que, a lo dispuesto en la Ley de Ingresos del 2018, se le puede calificar de “desgracia”, sobre todo en lo que a la deuda gubernamental respecta, pero entre todas ellas destaca ésta, que expongo en forma de pregunta: ¿cuánto del posible endeudamiento autorizado por el Congreso cumplirá con lo establecido en el artículo 73 constitucional? Ampliando la pregunta: ¿cuánto de la deuda gubernamental cumple con tal disposición? ¿El total de esa deuda está, como debería estar, invertido de manera productiva, generando los ingresos necesarios para liquidarla?

• Constitución • Política fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus