VIERNES, 2 DE MARZO DE 2018
Vaticinio acertado

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Lo grave no es que el imbécil anaranjado saliera con su predecible cantaleta sino que Videgaray haya insistido, por tercera ocasión, en poner a su jefe en el gravísimo trance de quedar en ridículo.”


No se había secado la tinta de mi columna previa en la que auguraba la debacle que ocurriría de viajar Peña Nieto a EU, cuando sobrevino una nueva llamada telefónica en la que Trump insistió, una vez más, que México habría de pagar su muro, lo que llevó a la cancelación inmediata de la visita.

De nuevo fallaron los cálculos de Luis Videgaray, que se había convencido a sí mismo que había encontrado el amansalocos para lidiar con Trump, mediante su yerno Jared Kushner, sólo para sufrir una nueva humillación de parte del “genio estable” de la Casa Blanca.

El gobierno de México iba preparado para firmar una veintena de acuerdos ya negociados con sus contrapartes, sobre diversos asuntos de la compleja relación bilateral, a cambio de que continuarían con ánimo constructivo las negociaciones del TLCAN y que no se tocara el tema del muro.

Trump perdió la compostura (es un decir) cuando Peña le reiteró por enésima vez que su país no pagaría por su necia promesa de erigir “un bello muro entre ambos países,” pues sigue sin entender que nada más porque a él se le ocurrió esa tontería, bastaba para que sucediera.

Lo grave no es que el imbécil anaranjado saliera con su predecible cantaleta sino que Videgaray haya insistido, por tercera ocasión, en poner a su jefe en el gravísimo trance de quedar en ridículo, como ocurrió en la visita del candidato Trump a México y en el intento previo de traerlo a Washington.

¿Cómo subsiste la relación bilateral después de este nuevo despropósito? No está claro, pero varios signos ominosos brincan al escenario:

Y a todo esto, Trump sigue tan campante excretando insultos y amenazas contra México, ¡esto no huele bien!     

• México - Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus