VIERNES, 16 DE MARZO DE 2018
La política exterior de Trump

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Reflexiones sobre la política exterior de EU bajo Trump: algunas constantes en la política exterior de Trump que tienen su origen en antiguos prejuicios o información falsa.”


El título de mi columna no es sino una broma pues no hay tal cosa como una política coherente de este gobierno de EU hacia el resto del mundo, por lo que cuando Trump dice, al despedir a su secretario de Estado vía tuiter “por diferencias en sus visiones de política externa,” es sólo un cuento más.

Con el cese de Rex Tillerson el martes pasado, sumado al del principal asesor económico Gary Cohn la semana anterior, y a los incesantes rumores que se afila la guillotina en la Casa Blanca para cortarles el pescuezo a los generales Kelly y McMaster, Jefe del Gabinete y cabeza del Consejo de Seguridad Nacional (CSN), respectivamente, el número de “adultos” alrededor de Trump se ha desmoronado.

Sus ocurrencias respecto al resto del mundo van desde llamar “hombre-cohete” al líder de Corea del Norte en la ONU, sólo para proponer una reunión con él semanas después sin la menor preparación o conocimiento de su staff o del departamento de Estado, a resultas que irrumpió, sin más ni más, en una reunión de diplomáticos de Corea del Sur con empleados de medio pelo del CSN en la Casa Blanca.

Hay, sin embargo, varias constantes en la política exterior de Trump que tienen su origen en antiguos prejuicios o información falsa:

Ese camino está vedado a México pues no hay posibilidad de ganar nada con Trump mediante zalamerías como las citadas, sin que antes Peña Nieto anunciara que su país pagaría por el muro, cuyos prototipos fue a visitar a San Diego el mismo día que corrió a Tillerson, quien pienso que no aprobaba tan colosal desatino.

¡EU y el mundo entero van de mal en peor con Trump!

• Política internacional • Estados Unidos • México - Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus