Pesos y contrapesos
May 7, 2018
Arturo Damm

Empresarios

Mal empiezan las cosas cuando un candidato a la Presidencia arremete contra el empresariado. Y si mal empiezan, ¿cómo pueden acabar?

La cúpula empresarial, los empresarios más poderosos con derecho de picaporte, puede incurrir en prácticas ilícitas, mismas que podemos agrupar en el término capitalismo de compadres, que consiste en el contubernio entre el poder empresarial y el gubernamental, por el cual el segundo le concede al primero privilegios que mantienen a las empresas al margen de la competencia, o de toda la competencia que enfrentarían si no tuvieran ese privilegio, permitiéndoles a los empresarios obtener una renta, que es la diferencia entre el mayor precio que cobran por no enfrentar toda la competencia que enfrentarían si no contaran con el privilegio, y el precio menor que cobrarían si enfrentaran toda la competencia que podrían enfrentar, renta que obtienen en detrimento del bienestar de los consumidores.

El capitalismo de compadres, que opera a favor de la cúpula empresarial, es reprobable y debe evitarse, lo cual se logra si el gobierno no otorga privilegios. Cierto: los empresarios los piden, pero los gobernantes los otorgan.

Hay que distinguir entre el capitalismo de compadres y la acción empresarial, criticar lo primero pero no la segunda, y mucho menos amenazarla o atacarla. ¿En qué consiste la acción empresarial? En la producción, oferta y venta de bienes y servicios, resultado de las inversiones directas, que son las que abren empresas, producen bienes y servicios, crean empleos y les permite, a quienes obtienen los nuevos puestos de trabajo, generar ingresos. Todo ello depende de los empresarios, quienes son la causa eficiente del progreso económico, definido como la capacidad para producir más (dimensión cuantitativa) y mejores (dimensión cualitativa) bienes y servicios, para un mayor número de gente (dimensión social).

Aun en el caso de empresarios privilegiados por el gobierno con algún subsidio, protección, exención, etc., que los protege de la competencia, está presente la acción empresarial, la oferta de bienes y servicios para los consumidores. El capitalismo de compadres no elimina la acción empresarial. Lo que hace es otorgarle al empresario una ventaja indebida, que le permite vender a un mayor precio, que le permite obtener una renta, pero para conseguirla debe producir, ofrecer y vender bienes y servicios, y vende solamente si el consumidor compra.

Si los empresarios no contaran con los privilegios propios del capitalismo de compadres los consumidores comprarían a menor precio y su bienestar sería mayor. Por eso debe evitarse. De hecho debe prohibirse.

Estoy de acuerdo con las críticas al capitalismo de compadres, responsabilidad, no del empresario que pide privilegios, sino del gobernante que los otorga. Pero no estoy de acuerdo con las críticas a la acción empresarial como tal. AMLO, ¿qué es lo que critica?

Mal empiezan las cosas cuando un candidato a la Presidencia arremete contra el empresariado. Y si mal empiezan, ¿cómo pueden acabar?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Futuro sombrío
Arturo Damm
• Empobrecimiento
Arturo Damm
• ¿Recuperación?
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio